Gimai V3 pt1


Prólogo.

Alrededor de un mes ha pasado desde que entramos en nuestras vacaciones de verano. En otras palabras, este es el primer descanso largo que yo, Asamura Yuuta, voy a pasar con mi hermanastra menor Ayase Saki. Ayase-san es una compañera estudiante de segundo año en la Secundaria Suisei; actualmente ella tiene 17 años de edad. Ella es hermosa hasta el punto de ser conocida por casi todos los estudiantes en la escuela, y aunque yo la llamo mi hermana menor, nuestros cumpleaños tienen apenas una semana de diferencia.

Uno esperaría que ciertas cosas sucedieran en una situación como esta, como cualquiera con sentido común. Nuestros padres decidieron volver a casarse, lo que hizo que Ayase-san y yo nos volviéramos hermanastros, pero todavía estamos en el medio de nuestra adolescencia, encontrándonos el uno con el otro como una rutina diaria, ya que vivimos bajo el mismo techo.

Y ahora nuestras primeras vacaciones de verano han comenzado. Si fuéramos hermanastros como los que a menudo se ve en la ficción y las historias, tendríamos nuestro futuro lleno de todo tipo de eventos. Por mencionar algunas: Una visita a la piscina, un viaje al mar, y un festival de verano. En general, saldríamos juntos muchas veces, fortaleciendo nuestros lazos, y habría incidentes que harían que tu frecuencia cardíaca se elevara por encima de los niveles normales. Es un desarrollo natural de los acontecimientos. Tiene que suceder, ya que esto es lo que anticipan los lectores.

Sin embargo, la realidad no podría estar más lejos de la ficción. Siempre es tan realista y poco interesante como pueden imaginar. Tales eventos no han ocurrido entre Ayase-san y yo, sin importar cuántos días han pasado. Por lo menos, a día de hoy, nada ha pasado, y ya estamos a finales de agosto. No ha habido un progreso notable en nuestra relación, y solo pasamos nuestros días simple y sencillamente como siempre lo hemos hecho. La única cosa diferente de antes es la cantidad de tiempo que pasamos juntos. Después de todo…

—Buen trabajo hoy, Asamura-san.

—Igualmente, Ayase-san.

… Nos hablamos el uno al otro como si fuéramos extraños que acababan de conocerse. Durante todo este mes, tanto ella como yo estábamos en el mismo trabajo a tiempo parcial durante los mismos turnos.

22 de agosto (sábado)

Era otro sábado por la mañana, en la última mitad de las vacaciones de verano. Fuera de la ventana, podía oír a las cigarras haciendo su concierto en vivo. Yo reflexionaba sobre la vida mientras comía algunas tortillas de huevo enrolladas con mis palillos. Generalmente, durante las vacaciones de verano, un fin de semana básicamente pone un día libre de escuela encima de otro, que crea esa sensación de que te estás perdiendo de algo. ¿No podemos simplemente tomar todos los sábados en estos 40 días de vacaciones de verano como días adicionales de vacaciones luego de que terminen estas vacaciones?

No creo que sea una petición tan difícil de cumplir. Si un día festivo o fiesta nacional cae en domingo, normalmente tienes el lunes libre, por lo que técnicamente deberíamos tener todos los sábados que ocurren durante las vacaciones de verano, o si eso es pedir demasiado, al menos los domingos, convertidos en vacaciones una vez estas terminan. ¿No están de acuerdo? He considerado esta idea por tanto tiempo que lo mencioné durante el desayuno.

—Ya tenemos todo un mes de vacaciones de verano, ¿y todavía quieres más? ¿Hay algo que quieres hacer o algo? Mi viejo parecía asombrado por su reacción, así que dejé de comer y empecé a pensar.

—No, la verdad es que no.

—Entonces, ¿por qué?

—Sólo siento como que estoy perdiendo el tiempo.

—Esa es la juventud.

—No creo que la edad tenga algo que ver con esto.

—Cuando tengas mi edad, serás incapaz de pensar en algo que hacer, incluso si de repente tienes un día de libre.

—Wuo, ¿estás diciendo eso delante de Akiko-san? Al menos que parezca que estás feliz de pasar tiempo con ella…

—Fufu, realmente eres amable, Yuuta-kun. A diferencia de un cierto Taichi-san. Dijo Akiko- san desde su asiento al lado contrario de mi viejo en la mesa mientras recogía una tortilla de huevo enrollada.

Ya que mi viejo y ella se volvieron a casar hace dos meses, ella es básicamente mi madrastra ahora. Ella trabaja como camarera en un bar, por lo que principalmente trabaja en la noche y llega tarde a casa. Mi viejo, por su parte, es el típico asalariado, así que él sale temprano pero no viene a casa tan tarde por lo menos. A pesar de ser recién casados, sus ciclos de día/noche eran totalmente opuestos, excepto por los fines de semana y días festivos. Por eso recuerdo que hoy es un fin de semana cuando veo a mi viejo y Akiko-san hablando juntos en la mañana de esta forma. —Pero necesitas pensar acerca en este tipo de cosas, Yuuta-kun.

—¿En serio?

—Por ejemplo, puede que hoy sea sábado y un día libre de escuela, pero no es del todo diferente de los otros días que has pasado este verano, ¿verdad?

Me encontré asintiendo junto con el argumento de Akiko-san. Tal como ella dijo, un largo período de vacaciones y sin ir a la escuela te haría perder el concepto de días, y todos ellos se difuminarían juntos. Más aún ya que he estado viviendo este estilo de vida durante un mes entero desde que las vacaciones de verano comenzaron en julio.

—Pero hoy es un sábado en lugar de un día de semana normal, ¿verdad? Lo que significa que vas a trabajar en tu trabajo a tiempo parcial más tarde, Yuuta-kun.

—Sí, tengo un turno completo de nuevo hoy, así que tendré que salir al medio día.

—Admirable. Así que vas a estar trabajando en el mismo horario que ayer, ¿cierto?

—Sí.

—Debido a que hoy es sábado, te van a dar un bono por vacaciones, lo que se traduce en: ¡una paga mayor! ¡Eso es genial!

—Eh… ¿Eh?

—Podría sentirse como cualquier día normal, pero en realidad te van a pagar mucho más. Eso es algo muy bueno. ¿No estás de acuerdo?

—Yo… ¿supongo?

—Si hoy no fuera sábado, no te darían este bono. Cuando lo piensas de esa manera, ¿no es la manera en que estás gastando las vacaciones de verano el mejor?

Después de escucharla, no pude evitar al menos parcialmente estar de acuerdo con ella. Aunque la lógica sonaba extrañamente contradictoria, era mucho más fácil de creer cuando se combinaba con la voz natural casi de cabeza hueca de Akiko-san.

—Cielos. Asamura-kun, estás siendo engañado. Ayase-san interrumpió, parecía incapaz de soportarlo por más tiempo tras haber escuchado en silencio hasta ahora

—¿En serio?

—Síp. Si te basas en esa lógica, entonces tú también podrías decir que has estado trabajando a tiempo completo con sólo un sueldo de día laboral hasta ayer.

—Ahh… ya veo.

Básicamente, Ayase-san está diciendo que los días de la semana durante las vacaciones de verano no son días «normales», sino «festivos». Eso significaría que voy a ganar nada por el trabajo de hoy; en su lugar, estoy perdiendo ingresos potenciales. La razón por la que estuve de acuerdo con la lógica de Akiko-san fue porque ella me había cegado con la lógica de que un sábado durante las vacaciones de verano es como cualquier día «normal», lo cual fue lo que ella mencionó en la conversación, creando así el concepto de lo que hoy es «normal» en mi mente. Los pensamientos orientados son una cosa terrible.

—Ten cuidado. Mamá tiene el talento necesario para convertirse en una vendedora de automóviles usados.

—Qué cruel, Saki. ¿Eso es algo que le debes decirle a tu propia madre?

—Y precisamente porque soy tu hija es que sé cómo eres. Confundir a la gente es algo como desayunar para ti, ¿verdad?

—Ahh, que recuerdos me trae. No importa cuán triste o deprimida estuviera, Akiko-san siempre sabía cómo animarme. Mi viejo añadió su propio comentario como él parecía recordar algo gracias a lo que Ayase-san dijo, pero, ¿no admitiste que básicamente fuiste engañado?

¿Eso es algo que debes estar diciendo con ese tono de voz tan feliz y encantado? Entonces, una vez más, la mujer delante de mí aquí es conocida como la bartender con más experiencia de todo el distrito de Shibuya, así que ella es una experta en tratar con los clientes. Ella probablemente podría hacer que mi viejo y yo bailemos en la palma de su mano. Pero eso no viene al caso.

—Ser forzado a trabajar en un día festivo es una manera un poco deprimente de pensar acerca de ello, pero mientras tenga en cuenta que me pagan más hoy, probablemente tendrá un mejor impacto en mi estado mental, así que me quedaré con esa idea. He dicho. Akiko-san sonrió suavemente y me ofreció su mano delgada.

—Yuuta-kun, ¿te gustaría otra porción de la sopa de miso?

—Sí, por favor.

—Ah, yo lo alcanzo. Yo quería algo más para mí, de todos modos. Ayase-san se levantó antes que Akiko-san y me arrebató el tazón.

—Gracias.

—De nada.

—Saki-chan, ¿podrías servirme otra porción mientras estás en ello?

—Ah, sí. Ayase-san aceptó el tazón de mi viejo con su mano que no tenía una cuchara.

Después de eso, ella sin problemas llevó el tazón hacia la olla, aumentó la temperatura de la estufa, y revolvió la sopa de miso. Antes de que empezara a hervir, apagó la estufa de nuevo y cuidadosamente vertió algo de sopa en el tazón.

—Gracias, Saki-chan.

—Esto no es nada especial, así que no te preocupes. Toma, Asamura-kun. —Gracias.

Ayase-san puso mi tazón delante de mí y se sentó en su asiento para continuar con su desayuno.

—La sopa de miso de Saki-chan es tan deliciosa como siempre. Dijo mi viejo, con una sonrisa tan alegre que hizo que sus ojos se pusieran casi cerrados.

Akiko-san y Ayase-san son las responsables de hacer el desayuno los fines de semana, pero la sopa de miso es el fuerte de Ayase-san. Hoy era una sopa normal de miso con cebollines y rebanadas fritas de tofu. El tofu se rehidrataba en la sopa perfectamente, haciendo que fuera perfectamente suave y masticable, y la textura de los cebollines los hacían agradables de comer.

—Síp, tienes razón. La sopa de miso de Ayase-san es realmente fantástica.

—…Gracias, Asamura-kun. Ayase-san sonó como si dudó por un momento antes de dar una respuesta.

Al ver esto, Akiko-san hizo una sonrisa radiante. —Fufu, se han vuelto bastante cercanos

—Síp, estoy de acuerdo.

Mi viejo y Akiko-san se miraron el uno al otro sonriendo de felicidad. Me sentí aliviado al verlos de esa forma. Al pensar en cuando yo era mucho más joven, comer el desayuno de esta forma era complementado o con sentimientos negativos o insultos, o conversaciones incómodas, lo que hacía que la comida perdiera todo el sabor y el calor. En comparación con eso, ahora estaba siendo prácticamente obligado a observar a una pareja de acaramelados intercambiando palabras de amor sin fin.

Por supuesto, el ser objeto de burlas y sentirse ligeramente incómodo sobre todo era parte del proceso, pero es mejor eso a que ellos se contengan. Ayase-san parecía preocupada por lo mismo desde hace un tiempo, pero el hecho de que ella no se vaya muestra que comparte sentimientos similares a los míos.

—Pero ustedes dos aún se llaman por el nombre de su familia, ¿eh? Mi viejo comentó.

Akiko-san también miró a Ayase-san.

—¿Todavía están demasiado avergonzados para llamarse el uno al otro por sus nombres? Puedes llamarlo «Yuuta-niisan», sabes.

Me encontré de acuerdo con la proposición de Akiko-san. Supongo que esto es lo que llamamos la diferencia en la experiencia. No puedo imaginarme a Ayase-san llamándome «Onii-chaaan~» con una voz dulce, pero “Yuuta-niisan” suena creíble. No es demasiado diferente de «Yuuta-san», y nos haría sentir más como hermanos… supongo. Aunque no es como si realmente lo supiera porque no tengo y nunca he tenido una hermana menor. Creo que esto es bastante razonable, por lo menos. Sin embargo, Ayase-san tranquilamente sacudió la cabeza en respuesta. —No es que esté avergonzada, sino que no se siente bien.

—¿En serio?

—En serio.

—Bueno, tienes razón. —«Asamura-kun» lo hace un poco menos complicado.

—¿Complicado? Yo estaba confundido por la elección de palabras de mi viejo, por lo que lo explicó.

—Antes de que empezáramos a salir, Akiko-san me llamaba «Asamura-san». En casa, eso es. Así que para Saki-chan, «Asamura-san» se refiere a mí, y «Asamura-kun» se refiere a ti, Yuuta. Que resulta muy fácil de seguir, supongo.

Ni siquiera escuché la segunda mitad de lo que dijo. Yo sólo me congelé, con la boca abierta en estado de shock. Yo nunca había pensado en eso, pero es cierto. Evidente, incluso. Incluso si son tan cercanos ahora, todavía tenían un cierto nivel de cortesía hacia el otro. Más aún ya que él era todavía un cliente en ese entonces, y un veterano en el servicio de atención al cliente no podía cerrar de repente la distancia entre ellos llamando a mi viejo «Taichi-san».

En los espacios públicos, el Japón moderno contempla la incorporación de «san» tras un nombre como bastante formal, pero a veces resulta inevitable incluso añadir el nombre de una persona… Espera, un segundo.

—Espere, así que en ese entonces llamabas a Akiko-san…

—Síp, la llamaba «Ayase-san». Tiene sentido, ¿verdad?

—Sin embargo, le llevó bastante tiempo empezar a llamarme por mi nombre, cielos.

—Jajajaja, estás haciendo que me sonroje. Mi viejo se rascó su mejilla roja.

Este gesto que sólo se podría describir como un ejemplo de adolescencia tardía incluso me hizo sentir avergonzado. Ah, bueno, estoy siendo obligado a ver una pareja de recién casados coqueteando a primera hora de la mañana. Pero supongo que esto solo muestra lo felices que son. Cuando levanté mi cabeza y miré a Ayase-san, ella hizo una expresión un tanto problemática, pero inmediatamente volvió a comer su desayuno.

Gracias a eso, me las arreglé para recuperar mi tranquilidad. Gracias, Ayase-san.

Luego de que terminamos de comer el desayuno, me preparé algo de café y puse las tazas delante de todos. Dado que el desayuno ya se había terminado y no había ayudado, me imaginé que podría al menos hacer este poco. Mi viejo y Ayase-san prefieren el café negro, pero a Akiko-san le gusta con un poco de leche, por lo que vertí una pequeña cantidad en una pequeña jara de crema y se la ofrecí.

—Gracias, Yuuta-kun. En cuanto a mí, voy a donde mi estado de ánimo me lleva, así que soy bastante aleatorio cuando se trata de mis preferencias. En cuanto al café, suelo alternar entre Brasil Santos y Blue Mountain. Mi viejo escuchó en algún lado que el olor te ayuda a concentrarte, así que compró un montón de este. Creo que fue justo antes del examen complementario de Ayase- san. Dado que todavía teníamos como una tonelada, yo lo estaba gastando lentamente. En cuanto a cómo terminé mis deberes de verano tan rápido, fue debido al tiempo que tuve en mi trabajo a tiempo parcial o por el café.

—Aun así, nunca pensé que empezarías a trabajar en el mismo trabajo a tiempo parcial de Yuuta-kun, Saki.

—¿Cuántas veces tenemos que hablar sobre eso, mamá?

—Quiero decir, nunca imaginé algo como eso.

—Es mi primera vez trabajando a tiempo parcial, por lo que pensé que sería más fácil para mi si alguien cercano a mí tenía experiencia. Siempre he amado los libros, y yo quería mejorar mis calificaciones en literatura moderna, así que esto era simplemente perfecto, para ser honesta.

Este intercambio de palabras exacto, probablemente ha ocurrido al menos tres o cuatro veces desde el comienzo de las vacaciones de verano. Akiko-san todavía estaba un poco confundida por eso, pero para Ayase-san, era probablemente mucho más fácil responder a las preguntas de su examen complementario que tuvo antes de las vacaciones.

Por supuesto, fue una sorpresa para mí ver que Ayase-san quería trabajar a tiempo parcial en una librería, que combina el trabajo físico y un pésimo sueldo, teniendo en cuenta lo inflexible que era sobre encontrar un trabajo que pagara mucho con la menor cantidad de tiempo y esfuerzo invertidos. Ella también no parece ser una gran amante de los libros como yo, aunque yo no estoy tratando de vigilarla ni nada.

Es por eso que yo dudaba de mis ojos en primer lugar cuando vi Ayase-san en la librería en ese día. Hasta ese momento, ella nunca había mencionado nada acerca de sus planes o que ella ya tenía un lugar en la mente. Yo estaba lo suficientemente curioso como para querer preguntarle acerca de eso de inmediato, pero no podía dejar mi trabajo, así que tuve que reprimir mi curiosidad hasta el final de mi turno. Entonces, una vez más, eso era simplemente un derroche de energía de mi parte, porque ella me dijo enseguida luego de que llegué a casa. Cuando le pregunté por qué ella no me dijo de antemano, la respuesta fue simple.

—Hubiera sido vergonzoso si ellos no me aceptaban luego de haber aplicado.

No era exactamente un apasionante giro de trama como el de un drama. Es cierto que es vergonzoso fallar en una entrevista de trabajo, por lo que comprendo lo que quiere decir. Mientras saboreo el café en frente de mí, recordé la tarde en que Ayase-san despreocupadamente me dijo «a partir de mañana, vamos a ser compañeros de trabajo, Asamura-kun».

—¿Están seguros de que quieren trabajar todas las vacaciones de verano? —No te preocupes. Todavía estoy asistiendo a mis clases de verano. Puedo cuidar bien de mí mismo, ¿vale?

Una vez que te conviertes en un estudiante de segundo año de secundaria, deberías inmediatamente empezar a centrarte en tus exámenes de ingreso a la universidad. Especialmente en nuestra escuela, Secundaria Suisei. Es una escuela prestigiosa, así que la mayoría de la gente, aparte de mi amigo Maru Tomokazu que pasa sus vacaciones de verano con las actividades del club, se centra generalmente en los exámenes de prueba o cursos de verano. Como una nota aparte, Ayase-san no asiste a esos cursos de verano.

Dado que estos cursos son usualmente ofrecidos por una famosa escuela preparación, naturalmente una que cobra dinero, habría necesidad de pedirle a su familia dinero, para poder asistir. Mi viejo dijo que no le importaría pagar por ellos, pero sabes lo terca que puede llegar a ser Ayase-san. Después de todo, ella planea entrar en una famosa universidad por su cuenta, sin aceptar ningún tipo de ayuda de los demás, y no puedo evitar sentir nada más que respeto hacia ella por esa razón.

—¿Cursos de verano? Ahh, realmente no me importa. Mi viejo dijo, basado en la confianza (o eso me gustaría creer), y completamente ignoró mi duro trabajo.

En su lugar, expresó una preocupación totalmente diferente.

—Quiero decir, tú y Saki-chan no están mostrando signos de salir a cualquier lugar para sus vacaciones de verano.

—¿Eso es a lo que te referías?

Ambos Ayase-san y yo estamos bastante ocupados todos los días durante todo el día, así que pasar el rato como una familia de esta manera era un fenómeno raro, incluso durante las vacaciones de verano. Dicho esto, yo no esperaba que mi viejo ignorara completamente el tema de estudios por completo y que de repente actuara todo serio acerca de algo como eso.

—Es muy importante. Cuando crezcan y se conviertan en adultos, se les resultará más difícil encontrar tiempo para realmente disfrutar. No hay ningún momento como el presente para que ustedes dos pasen el tiempo lleno de cariño con amigos.

—Mmhmm. Entonces, ¿por qué me siento que has estado teniendo bastante de eso a pesar de tu edad?

—En nuestro caso, es el amor entre adultos. Hay una diferencia.

O eso es lo que dijo, pero cuando miro a esta pareja, me pregunto cuál es exactamente la diferencia. Pero eso sería cuestión demasiado filosófica ahora mismo. Tal vez todo el mundo simplemente supone que quien sea que diga algo por primera vez está en lo correcto.

—Como estudiantes de secundaria, ¿acaso no deberían, ya saben, viajar, ir a fiestas, y crear un montón de recuerdos? —Como un adulto, ¿no deberías, ya sabes, advertirme que no debo tener demasiada diversión? También estoy teniendo un montón de diversión haciendo mis turnos en el trabajo, así que no todo es trabajo y aburrimiento. Le respondí con un tono agotado.

Mi viejo sacudió la cabeza en respuesta. —El trabajo es trabajo. No lo puedes comparar a un viaje o algo así, ¿no?

—Bueno, no te equivocas…

Quiero decir, desde la perspectiva del adulto, trabajar a tiempo parcial en algún lugar es básicamente como andar jugando, ¿verdad? Los adultos aman hablar acerca de las cosas con este tipo de matices, ¿verdad? Aunque, aparentemente no se puede decir lo mismo de mi viejo.

—Una vez que se conviertan alumnos de tercer año, estarán ocupados con exámenes de ingreso, por lo que tener un poco de diversión ahora mientras pueden no es nada malo, ¿verdad?

—Efectivamente. Me preocupa que Saki está dejando pasar su vida.

Tanto mi viejo y Akiko-san comenzaron a preocuparse por sus hijos de una manera muy diferente de lo que esperarías normalmente de un padre. Una vez más me recuerdan que estos dos son bastante parecidos.

—Asimismo, sus amigos pueden sentirse solos si no les dan cierta atención.

Amigos, ¿eh? Cuando mi viejo dijo esto, la primera persona que me vino a la mente fue un chico musculoso con gafas.

—No tengo muchos amigos para empezar, y los pocos que tengo están dedicando sus vidas a su club… hice una sonrisa irónica por dentro mientras le contestaba a mi viejo.

Mi amigo Maru Tomokazu es un jugador de segundo año como yo, y un asistente regular al club de béisbol. Incluso durante las vacaciones de verano, no hay día sin práctica. Por el contrario, hay campamentos de entrenamiento, juegos de práctica en distintas prefecturas, y ese tipo de cosas. Incluso si tengo tiempo para pasar el rato, él está demasiado ocupado.

—¡Me alegra tener este largo descanso! ¡Me permite practicar más que durante los días de escuela normal! Me dijo con una sonrisa, así que esa es probablemente la forma en la que se convirtió en un regular. Mientras pensaba en lo que Maru dijo, miré a Ayase-san.

—Haciéndome a un lado, siento como que los amigos de Ayase-san probablemente la invitaron a hacer algo.

—Sin planes. Ella negó rotundamente cualquier hipótesis que pudiera tener.

La única amiga que conozco de Ayase-san es Narasaka Maaya, pero a diferencia de Maru, no he oído nada acerca de que ella esté en un club. Por no mencionar que ella generalmente se interesa mucho acerca de otras personas, por lo que pensé que, sabiendo cuán cerca ella es Ayase-san, ella no dejaría que este verano pase sin invitarla a algún lugar. Ya que Ayase-san había negado eso, yo fui incapaz de pedir detalles y me vi forzado a abandonar el tema.

Más tarde, me encontraba en mi habitación preparando para ir a trabajar cuando alguien llamó a mi puerta. Cuando la abrí, Ayase-san estaba allí.

—Si te estás preguntando acerca de Maaya, entonces no tienes de qué preocuparte. No tenemos el tipo de relación donde podríamos pasar el rato durante las vacaciones de verano. Sólo para que lo sepas.

Me quedé sin palabras. Ella fue tan directa sobre eso que me pregunté por un momento si yo tenía que ver algo con su estado de ánimo.

—Espera, Ayase-san.

—… ¿Qué?

Ayase-san estaba a punto de regresar a su habitación, e instintivamente grité su nombre. Pero ni siquiera sabía qué decir. No se podía poner en palabras, pero sentí como si algo estuviera mal, y que su actitud justo ahora era peligrosa. Mi intuición, en general es bastante buena, así que dejar este tema sin tocar podría ser algo malo a largo plazo. Todos los malentendidos deberían ser resueltos lo más rápidamente posible.

Después de pasar los últimos tres meses con Ayase-san, he llegado a entender un poco cómo piensa y cómo valora su tiempo, por lo que puedo ver cómo ella no quisiera pasar mucho tiempo con sus amigos fuera de la escuela, especialmente durante las vacaciones. Decir que ella no interactúa con los desconocidos no es exactamente correcto. Ella trajo a Narasaka-san con ella después de la escuela, y jugamos un juego juntos, Narasaka-san le enseñó aquí y ella incluso me ayudó con la cena. Cuando miras la distancia que estas dos de repente pusieron entre sí, pareciera que estuvieran peleando o algo así.

—Lo siento.

—¿Huh? Rápidamente levanté mi cabeza, mis pensamientos fueron interrumpidos antes de que yo pudiera llegar decir algo.

Con una expresión algo preocupada, Ayase-san continuó hablando.

—No estoy enojada o de mal humor, ¿de acuerdo? Lo siento si hice que te preocuparas. Pero Maaya y yo realmente no salimos a menudo.

—Aunque, ¿no ha venido varias veces?

—Eso es porque ella estaba interesada en averiguar qué tipo de persona eras. La otra vez que la invité fue porque ella es buena cuidando de los demás, ¿cierto?

Oh sí, Narasaka-san mencionó que tenía varios hermanos menores. A diferencia de Ayase- san y yo, que ambos somo hijos únicos, a ella se le enseñó desde temprana edad cómo ser conscientes de los demás y sus problemas. —Básicamente, si ninguna invita a la otra, en general, nada va a suceder.

—Ahh, bien. Lo entiendo. No soy el tipo de persona que realmente sale con otras personas.

—¿Te gusta quedarte sola?

—Más que salir, supongo.

Diría que soy bastante buena en encontrar algo para divertirme sola. Puedo pasar el tiempo sola por tanto tiempo como yo quiera, y no me parece aburrido o un desperdicio. En todo caso, pasar tiempo con otras personas puede ser bastante agotador para mí. Cuando yo era más joven, mi madre siempre estaba de mal humor, así que tuve que ser cuidadosa para no enojarla innecesariamente cuando yo estaba en casa. Siempre me hizo sentir cansada y tensa. Para mí, un hogar no era un lugar donde pudiera sentirme cómoda. Probablemente esa fue la razón por la cual desarrollé esta personalidad de ratón de biblioteca solitaria. No es que esté bien sola. Es más, como que estar sola hace las cosas más fáciles para mí.

—Así que tú eres igual, entonces. ¿Supongo que eso significa que este tema está resuelto?

—Síp. Estoy de acuerdo.

—Muy bien entonces, tengo que prepararme para el trabajo. Oh y también, voy a tomar un desvío en el camino, así que seguramente saldré temprano.

—Ok, lo tengo. Asentí, pero mi sensación de incomodidad no desaparecía.

Yo no quería pensar que ella estaba mintiendo, pero algo sobre lo que Ayase-san dijo sonaba extraño. Luego de que se fuera a su habitación, estuve reflexionando sobre este extraño sentimiento que me estaba plagando, y me di cuenta de una cosa. ¿Por qué san Ayase salió de su camino para venir a mi habitación y hacer énfasis en que ella no tiene ningún plan para salir con Narasaka-san en las vacaciones de verano?

Salí de la casa un poco antes del mediodía. Mi turno para el día duraría desde las primeras horas de la tarde hasta la noche. Después de estacionar mi bicicleta en la esquina del estacionamiento, miré la hora. Me di cuenta de que aún tenía unos treinta minutos hasta de que comenzara mi turno.

—Entonces, una vez más, eso no es mucho tiempo para salir de nuevo…

Me decidí a pasar un poco de tiempo en el interior de la tienda, así que entré a través de la entrada para los clientes. Justo en la entrada, vi los nuevos lanzamientos y los libros populares en las estanterías y en la exhibición frontal. Es probablemente el lugar más llamativo de toda la librería, pero debido a eso, era una especie de batalla intentar conseguir algo allí, dependiendo de la hora del día. Justo ahora, un asalariado que supuse estaba en su 40s le dio un vistazo al material nuevo antes de caminar hacia la esquina con las revistas de deportes.

Aunque no tengo mucho tiempo, siempre merece la pena echar un vistazo a las novedades. Puesto que sólo hay una entrada en la tienda, la caja registradora estaba cerca. Es de sentido común, por supuesto. Para las personas que han terminado sus compras, lo más importante es pasar inmediatamente a una ubicación diferente, y caminar en el interior de la tienda más de lo necesario después de su compra sería sólo una molestia para ellos.

Si pasas por esta esquina en la que está la mercancía nueva y popular, pasado varias estanterías, llegarás a una zona con libros que no son exactamente éxitos de ventas actuales. Todo el mundo sabe que debes poner los libros populares en un lugar donde todo mundo pueda verlos. En cada librería, hay un cierto sistema y disposición para la presentación de libros en la tienda. Aunque solo se me enseñó acerca de la nuestra por un superior en el trabajo, tenía mucho sentido para mí. Oh sí, esto me recuerda a cuando empecé a trabajar aquí.

—Yomiuri-senpai, ¿acaso no las librerías cambian lo que muestran muchas veces?

Alrededor de una a dos veces al año, las librerías cambian la ubicación de este rincón popular, lo que me desconcertó. Incluso las tiendas más grandes no podían dejarlo en el mismo lugar. No me puedo imaginar una librería haciendo eso.

—Es un montón de problemas, ¿no es así? No saber en dónde están todos los libros. Mencioné algo que cada cliente de librería normal debe haber sentido por lo menos una vez en su vida.

—«Síp, eso es exactamente el por qué», fue la enigmática respuesta de Yomiuri-senpai.

—¿Qué?

—Esto lo hacemos precisamente porque te acuerdas de dónde están las cosas.

—¿A qué te refieres?

—Para ser más correcta, es porque tú piensas que te acuerdas. Los seres humanos realmente no recuerdo los detalles más pequeños a pesar de recordar el panorama general. ¿Recuerdas qué libro estaba justo aquí antes? Senpai preguntó, mientras tocaba una esquina de la estantería que se encontraba junto a ella.

Parecía que no se habían estado vendiendo por mucho tiempo, pero el espacio estaba vacío. Ya que este era el rincón de las novelas ligeras, venía aquí muy a menudo, aun así, no podía recordar exactamente qué libro había estado en este lugar justo antes.

—Aquí está tu respuesta.

Ella me mostró la tapa de un libro que habíamos recibido en el día de hoy. Es un libro bastante conocido y la novela es de un autor que es conocido por sus relatos breves. Por supuesto, yo había leído algunos de sus libros antes y cuando miré alrededor de la estantería, yo debería haberme dado cuenta de que estaba llena de libros del mismo autor. Aunque no es parte de ninguna serie más larga.

—Ah, ¿es ese?

—Pero cuando viste a la estantería, creíste que nada estaba diferente a la habitual, ¿verdad? —Eso es… Cierto.

—Básicamente, no recuerdas lo que hay dentro de las estanterías. Sin embargo, tu cerebro piensa que los estantes son los mismos de siempre. Los seres humanos siguen siendo animales, así que si no piensan que algo anda mal o es diferente, su atención disminuye.

Yo no pude evitar sino soltar un quejido cuando Senpai dijo eso. A pesar de que ella me usara como ejemplo, todavía podía decir que lo que ella dijo tenía mucho sentido. Por supuesto, pude ver su tenue sonrisa malvada al final. Ella podría parecer una hermosa mujer japonesa, pero ella estaba bastante podrida en el interior. Al menos eso es lo que yo ya estaba pensando en aquel entonces.

—¿Por eso lo hacemos?

—Síp, por eso pasamos por todo este proceso. Si nada cambia, entonces serías capaz de comprar sin tener que mirar por mucho tiempo. Básicamente destruimos esa realidad, al cambiar la ubicación de estanterías y tal de vez en cuando. Entonces tienes que caminar un poco para intentar encontrar lo que estás buscando, y podrás prestar más atención a tus alrededores. A diferencia de una biblioteca, aquí estamos tratando activamente de vender libros. Si solo ponemos los lanzamientos nuevos y populares en la exhibición especial, el resto de la tienda será prácticamente inútil, porque la gente no echa un vistazo a otros libros aparte de lo que están buscando. Una librería no puede sobrevivir sin mover las estanterías alrededor de vez en cuando. Sé de librerías que desaparecieron con el transcurso del tiempo porque sus estanterías estaban básicamente ¡pudriéndose en su lugar!

—Muchas gracias por la explicación profunda y filosófica, Senpai.

—Me vi genial, ¿verdad?

—Estuviste como un hombre viejo y marchito de un RPG.

—Hmph, eso no suena genial en lo absoluto. Ella hizo un puchero.

Mientras pensaba en lo que Senpai dijo entonces, miré fuera de la línea de cosas nuevas y miré hacia el interior de la tienda. Una librería es prácticamente un escaparate del conocimiento de la humanidad. Además, los nuevos lanzamientos reflejan el actual flujo de información procedente de todo el mundo para la generación actual. Lo puedo sentir en mi piel simplemente observando los títulos y las portadas. Es una buena forma de pasar el tiempo, para ser honesto.

Pasé por la exhibición y empecé mi ronda dentro de la tienda. Comprobé los nuevos lanzamientos, pasando mis ojos por las encuadernaciones de los libros en las estanterías. Cuando lo hago, puedo comprobar cómo le está yendo a la tienda, y soy capaz de ayudar a los clientes de una mejor manera una vez mi turno empieza de verdad. Luego de un tiempo, me di cuenta que tenía que ponerme mi uniforme cuando de repente alguien me tocó el hombro.

—Hey, Junior-kun. Cuando me di la vuelta, Yomiuri-senpai estaba de pie ahí en su vestimenta casual.

—¿Siempre has tenido un corazón tan frágil

—Puede que no lo parezca, pero lo tengo.

—Si me muestras, yo podría estar dispuesta a creerte.

—Si luego lo pones de nuevo a donde pertenece, no me importaría mostrártelo.

Tras escuchar mi respuesta, Senpai sonrió felizmente.

—¿Quién eres, Shakespeare? Incluso yo sé que no puedes sacar tu corazón sin derramar sangre. Supongo que tendré que creerte sin pruebas.

—Lo agradezco.

Hoy, Yomiuri-senpai llevaba unos pantalones vaqueros slim-fit con una blusa sin mangas, con su largo pelo atado detrás de su espalda con unas coletas. Su elección de ropa parecía cómoda y relajada, incluso refrescante para la temporada actual.

—También, ¿no llegaste aquí muy temprano?

—Lo mismo va para ti, Senpai.

¿No se supone que ella inicia su turno al mismo tiempo que Ayase-san y yo?

—Holgazanear en casa es aburrido. El aire acondicionado está aquí, así que pensé que podría mirar la tienda antes de empezar mi turno.

—¿Tan aburrida estás?

—Eso es lo que significa ser un estudiante universitario.

—¿Qué hay de tus seminarios, tus círculos y tu investigación?

—Ahhhh, no puedo escuchaaarteeee, no te escucho para nadaaaaa.

—No reacciones como una estudiante primaria. ¿Cuántos años tienes?

—¿Recuerdas el refrán, «Mejor demasiado grande que demasiado pequeña», Junior-kun?

—Tu lógica barata te hace sonar como una estudiante de secundaria.

—No importa cuántos años tenga, lo que hay en mi interior no va a cambiar.

—Estás tratando de sonar inteligente, pero esto es sólo un intento a medias de esquivar mi pregunta acerca de que estás holgazaneando, ¿cierto?

—Entenderás cómo me siento cuando empieces a asistir a la universidad, Junior-kun. Los estudiantes universitarios no son tan maduros como los estudiantes de secundaria piensan. Yomiuri-senpai trató de convencerme mientras sonreía.

Su credibilidad cuando decía eso era diferente de antes. —Por cierto, ¿dónde está tu hermanita?

—¿Quién sabe? ¿Ella no está aquí todavía? Ella salió de la casa antes de mí, así que me gustaría asumir ella debería estar aquí pronto.

Incluso durante todo este último mes, Ayase-san y yo nunca hemos caminado juntos al trabajo. Ella dijo algo sobre cómo deberíamos trazar una línea de la misma manera que lo hacíamos en la escuela, y yo estuve de acuerdo. No es como que algo malo sucedería si la tienda se enterara de que somos hermanos, y estoy bastante seguro de que el gerente de la tienda ya sabe que somos hermanos desde que Ayase-san entregó su solicitud de empleo. Él simplemente no está difundiendo esa información a los demás empleados por lo que puedo decir.

Encima de eso, suelo venir aquí en bicicleta, mientras que Ayase-san camina, así que yo tendría que ir más lento y ella tendría que ir más rápido para mantener con el otro si quisiéramos venir juntos, y ni a Ayase-san ni a mi nos gusta este tipo de consideración llamativa.

—Aun así, nunca pensé que tu hermanita vendría a trabajar aquí~ Eh, ¿qué es esa cara?

—Bueno… sólo tuve una conversación similar en casa.

¿Por qué todo el mundo piensa que es una sorpresa que Ayase-san trabajaría a medio tiempo en una librería? Cuando le pregunté a Yomiuri-senpai, pensó por un momento.

—No es una cosa rara ver a alguien trabajar a medio tiempo en una librería. Sin embargo, eso va para estudiantes de escuela secundaria que sólo quieren experimentar un poco. Tu hermanita es una persona diligente y se toma en serio su trabajo como lo haces tú, Junior- kun.

—Quizá… Oh si, Senpai, ¿vas a salir a algún lado este verano?”.

—¿Hmm? ¿Yo? Por supuesto. Voy a usar un traje de baño seductor y hacer que los chicos intentan ligar conmigo en la playa.

Dijo esto mientras inflaba su pecho con confianza. ¿Aunque realmente deberías estar actuando tan arrogante? ¿Por no mencionar un traje de baño seductor? ¿Un traje de baño qué? Pues bien, desde un punto de vista objetivo, Yomiuri-senpai es bastante hermosa y atractiva. Si tan sólo pudiera permanecer en silencio, ella se vería como el ejemplo perfecto de una belleza japonesa, especialmente con su largo cabello negro. Por otro lado, en el interior, ella es un hombre viejo.

—El mar, ¿eh?

—¿A qué viene esa cara de molestia?

—Pues… sólo puedo imaginarlo como una estampida de gente. Tendrías que nadar frente a la costa de Honshuu para evitar la multitud. Por no mencionar que, para un introvertido como yo, ir a una playa llena de gente es un poco demasiado para soportar.

—No voy a nadar, así que está totalmente bien.

—¿Vas allí para ligar?

—Síp, síp.

—¿Que intenten ligar contigo es una cosa tan buena?

—Puedo comer gratis gracias a ello.

—Ni siquiera eres pobre…

Es decir, sé que el sueldo de una librería no da para mucho. Fundamentalmente, las librerías no es que tengan buenos márgenes de beneficio, por lo que el sueldo no es nada de qué presumir. Incluso si eres un empleado de tiempo completo de una librería. Mucho más si eres solo un empleado a medio tiempo.

—Oh mí, ¿no te gusta esta práctica de obtener comida gratis?

—No exactamente, simplemente no me gusta la idea de la crear deudas con otras personas. Además, ser tratado de esa manera constantemente es básicamente similar a confesar que no ganas nada de dinero, lo que deja un sabor amargo.

Me gusta vivir mi vida con los principios de dar y tomar, por lo que, que me den cosas gratis siempre, o estar solo en el lado que recibe de la bondad de otras personas, simplemente no me sienta bien. No hay nada más caro que algo que es gratis. Sin mencionar que los alimentos que compre con el dinero que me he ganado saben diez veces mejor.

—Bueno, eso es muy parecido a ti, Junior-kun. Pero les voy a ofrecer la apariencia de una hermosa y sexy universitaria en traje de baño, así que no es como que vaya a comer de gratis, ¿no crees?

—¿Sexy…? Ya suenas como un hombre viejo. ¿Estás segura de que esa apariencia no se ha secado?

—Así que me estás llamando una chica universitaria seca?

—Yo nunca dije eso.

Lo estaba pensando, es todo.

—¡Puedo saber lo que estás pensando!

—Lo siento.

—Por cierto, Senpai puso su dedo índice en sus labios y sonrió como una gata burlona. — Todo lo que te dije justo ahora era una mentira”. —¿…Todo?

—Síp, todo.

—¿Entonces, con qué motivo mentiste?

—No hay un significado profundo. Senpai insistió.

Otra vez, mientras miraba a Yomiuri-senpai ahora que sé que todo era mentira, probablemente debería haber visto a través de su mentira desde el comienzo. Reflexioné sobre mi error. Después de todo, sus brazos mostrándose desde debajo de su blusa sin mangas no mostraron signos de cualquier bronceado o quemaduras de sol. Ella seguía siendo tan blanca como la nieve como siempre.

—Bien, chistes y diversión aparte, probablemente deberíamos ponernos nuestros uniformes ahora.

Caminamos hacia la parte trasera de la librería nos separamos. Me cambié en el vestuario de hombres vacío, y me puse mi uniforme. Justo cuando me dirigía a la oficina, Yomiuri-senpai y Ayase-san salieron de los vestuarios de mujeres. Parece que ella estaba perfectamente puntual.

Llevaba el mismo delantal encima de su uniforme como Senpai. A diferencia de la escuela o en la casa, ella tenía su largo cabello atado con una cinta, probablemente para ayudarla a trabajar de forma más eficiente. Su pelo rubio brillante parecía la cola de un orgulloso y famoso caballo. La brecha entre su uniforme de empleada y su llamativo peinado hacía que destacara en la tienda, y mis ojos en ocasiones se desviaban hacia ella.

Se sintió como si nuestras miradas se encontraron durante un segundo. Sin embargo, esto duró sólo un momento, y ella apartó su mirada de nuevo. Esto no es bueno. Tengo que acostumbrarme a ello. O eso me dije a mi mismo mientras arreglaba mi postura. Dudo que a Ayase-san le guste cuando paso mi mirada sobre ella.

La tienda estaba bastante concurrida. Quizá porque era sábado, pero probablemente era principalmente porque estamos en el medio de las vacaciones de verano. Aun así, hubo un tramo corto de tiempo cuando la inundación de clientes se calmó. Creo que fue alrededor de las 3:00 de la tarde. Luego de terminar una compra en la caja, Ayase-san dejó salir un educado «¡Muchas gracias!» a un cliente mientras este se iba. Ya que no había más gente alineándose delante, Ayase-san, Yomiuri-senpai y yo, todos nos alineamos detrás de la caja registradora y suspiramos de alivio.

—¡Lo estás haciendo genial para alguien que lleva trabajando aquí solo un mes, Ayase-san!

—¿En serio?

—Síp. Pensé que conseguimos a un chico hábil cuando Junior-kun aplicó aquí, pero puede que incluso le ganes. Su tono sonaba como ella iba en serio. Personalmente, estuve de acuerdo. Todo lo que hizo fue perfecto, desde tratar con la caja registradora hasta ayudar a los clientes. Yo ni siquiera tuve la necesidad de intervenir y ayudarla. Por no mencionar que esto ya era así alrededor de una semana después de que ella comenzó a trabajar aquí. Ella ya estaba recordando todos los pequeños detalles sobre este trabajo, adaptándose mucho más rápido que yo cuando empecé.

Eso me recuerda, Yomiuri-senpai llama a Ayase-san «hermanita» cuando ella está conmigo, pero cuando ella está hablando directamente con ella, especialmente en el interior de la tienda, ella también la llama «Ayase-san» de vez en cuando. Este tipo de cosas hacen que ella parezca muy madura… Mentalmente, por supuesto. No físicamente.

—Muchas gracias. Ayase-san devolvió una cálida sonrisa.

Ella ha estado actuando más hosca y fría en casa recientemente, así que ver una sonrisa esa fue refrescante. Pensándolo bien, se aproxima a la sonrisa fabricada que hizo cuando nos conocimos por primera vez en el restaurante familiar.

—Pero eso sólo demuestra lo buena que eres enseñándome, Senpai.

—Esa respuesta realmente demuestra cuán asombrosa eres.

—No, no, es la verdad.

—Um

—Ah, ¡sí!

Un cliente habló en el otro lado de la caja registradora, y Ayase-san se volteó y comenzó a ayudarlos con otra sonrisa perfecta. Era una anciana que parecía estar buscando un manga.

—¿Debería hacerme cargo de la caja registradora?

—Por favor. Ayase-san asintió y salió de la caja registradora para ayudar a la anciana.

Me imaginé que regresaría pronto, pero después de unos diez minutos, Ayase-san no mostraba signos de regresar. Mientras tanto, más clientes se alinearon en la parte delantera de la caja registradora, dejándome sin la posibilidad de ir a buscarla. Libros aparte, Ayase-san no lee ningún manga. Ella podría haberse perdido tratando de ayudar al cliente.

—Déjame la caja registradora. Ve a ayudarla. Senpai debe haber visto mi expresión de preocupación, puesto que ella me tocó la espalda.

Le dejé el resto a ella y salí hacia la tienda principal. Cuando caminé hacia la esquina de manga, rápidamente vi a Ayase-san recorriendo las estanterías con la clienta detrás de ella.

—¿Está todo bien, Ayase-san?

—Asamura-san… Ayase-san se giró con una expresión preocupada en su rostro, con sus cejas hacia bajo. Por lo que explicó, la anciana estaba mirando para comprar un manga para su nieto. En otras palabras, ella no sabía mucho acerca manga tampoco y también tenía una expresión confundida. Ella dijo que estaba buscando un nuevo lanzamiento de este mes. Una adaptación al anime se acababa de anunciar, y tenía unas ventas bastante buenas. Considerando la cantidad de copias que obtenemos de series populares, no puedo imaginar que se hayan agotado. Pero Ayase-san no pudo encontrarlo.

—A juzgar por la editorial, debería ser en este estante…

—¿Lo has buscado aquí? Miré hacia la máquina en la esquina de la librería.

Deberíamos ser capaces de averiguar si está disponible gracias a la función de búsqueda de la máquina.

—Dice que todavía tenemos cinco ejemplares, pero…

—No está en la exhibición principal, ¿no?

—No, ya lo comprobé.

Después de confirmar la situación gracias a la información de Ayase-san, empecé a pensar. Es raro que no se pueda encontrar la serie a pesar de haber sido publicada recientemente. También, tenemos copias de más a pesar de lo popular que es. Sin embargo, dado que no está en la exhibición de los artículos populares, me vi obligado a revisar las portadas en el estante. Este estante estaba lleno de pies a cabeza con manga de ese sello editorial. Bajando por las líneas de los autores con el principio a, i, u, e, vi series anteriores de ellos, pero no el último lanzamiento. Parece que los que pusimos en los estantes fueron vendidos.

—No aquí…

—Sí. Sé que debería estar aquí, pero…

—Eso significa… Hmm, quizás por acá…

Empujé los libros que se habían tumbado en la exhibición debajo de la estantería aparte. Luego otro manga, y uno completamente diferente, apareció. Era exactamente el último lanzamiento que estábamos buscando.

—¡Ah!

—Aquí. Este es, ¿verdad?

En las librerías, los clientes suelen tomar los libros de los estantes para revisarlos, pero no los vuelven a colocar en lugar donde estaban. Este es otro ejemplo de ello. Si el libro hubiera sido puesto en otro sitio más alejado de forma aleatoria, quizás se hubiera destacado más y, por tanto, hubiese sido más fácil para Ayase-san encontrarlo, pero ya que pusieron otra manga encima del que estábamos buscando, ellos eficaz y accidentalmente lo escondieron. El número de ejemplares por debajo de la inicial también coincide con el número que nuestra máquina de búsqueda dijo que teníamos en stock. —¡Increíble…! ¿Cómo lo supiste?

—Bueno… intuición, ¿supongo? Lo que es más importante, el cliente está esperando.

—Ah, sí. Um… ¿es esto lo que está buscando? Ayase-san se giró hacia la clienta, para comprobar si eso era lo que ella quería.

Cuando lo hizo, la señora le dio una sonrisa feliz.

—Sí, sí, parece ser.

—¡Genial! —¿Algo más en lo que la podamos ayudar?

La señora negó en respuesta y la acompañamos a la caja registradora y finalizamos el pago. La mujer parecía muy contenta de haber tenido éxito en su viaje de compras, y ella abrazó firmemente el manga y conversamos un poco, luego se marchó. Cuando se marchó, Ayase- san y yo suspiramos de alivio.

—Me alegra que lo pudiéramos encontrar al final. Entonces, ¿cómo sabías que iba a estar ahí? Es casi como una especie de superpoder

—No, realmente no lo es.

En la tarjeta en la exhibición, decía «¡Lanzado el 2 de agosto!», pero la etiqueta sobre el libro en la parte superior de la pila era uno que normalmente no deberían ser lanzados en ese día. Básicamente lo que me llamó la atención fue que ese libro no debería haber estado en ese montón para empezar.

—Yo no tenía idea…

No culpo a Ayase-san por no estar familiarizada con los lanzamientos de manga. A diferencia de mí, ella no comprueba periódicamente los nuevos lanzamientos.

—Es difícil notar ese tipo de cosas si no tienes una idea de ello. Sólo tengo un poco de experiencia, eso es todo.

«Si los animales no piensan que algo anda mal o es diferente, su atención disminuye.»

Me vinieron a la mente esas palabras que Senpai me dijo hace ya un tiempo. Cuando tu cerebro cree que «no está ahí», entonces tus ojos no lo procesan.

—Aun así, creo que es bastante sorprendente.

—Estoy seguro de que Yomiuri-senpai lo habría encontrado incluso más rápido.

Yomiuri-senpai había cambiado con nosotros, y ahora estaba patrullando en el interior de la tienda. Mientras estaba pensando en ella, Ayase-san murmuró un «ya veo» indiferente y se paró detrás de la caja registradora de nuevo. Más y más clientes aparecieron para comprar algo, así que las cosas pusieron ajetreadas de nuevo. Podía ver la luna comenzar a elevarse entre el valle de edificios. Quedaban alrededor de diez días de agosto, por lo que el viento aún estaba cálido, y un poco de las sobras de calor comenzaron a elevarse desde el asfalto. La hora del día se estaba acercando rápidamente a las 10pm, y ya han pasado quince minutos desde que mi turno terminó. Un estudiante de secundaria tiene permitido trabajar hasta las 10pm, pero básicamente nos permiten salir a las 9:50pm en su lugar. Aun así, cambiarte de ropa y despedirte toma los diez minutos restantes.

Ayase-san y yo salimos juntos, y caminamos el uno al lado del otro. Puesto que ambos preferimos no ser excesivamente considerados el uno del otro, ambos estamos perfectamente de acuerdo en salir hacia el trabajo en diferentes momentos. Sin embargo, caminamos juntos a casa. La razón de esto tiene que ver con las condiciones de Akiko-san para que Ayase-san pudiera trabajar a medio tiempo. Básicamente, nos pidió que camináramos juntos a casa cuando nuestros turnos terminaran tarde. Ella no quiere una niña caminando sola a casa en una gran ciudad como Shibuya. Eso solo demuestra la madre amorosa que es.

Ayase-san estaba en contra al principio. Ella sostuvo que el que su hermano mayor actuara como su guardaespaldas era llevar las cosas demasiado lejos. Según ella, a menudo tenía que dirigirse sola al bar donde Akiko-san trabajaba, y ella estaba segura en todo momento. Oh sí, un montón de estudiantes en un momento difundieron rumores de que Ayase-san estaba en algún tipo de acuerdo turbio de cita pagada, pero en realidad era que algunos estudiantes la vieron mientras se dirigía a reunirse Akiko-san, y se hicieron ideas equivocadas. Eso explica muchas cosas.

Y hay otra razón por la cual probablemente Ayase-san originalmente trató de rechazar la idea de que yo la acompañara. Ya que iba en bicicleta a nuestro trabajo, puedo regresar a casa mucho más rápido. Así que ella no quiere retrasarme. Si nuestras posiciones se invirtieran, seguramente me sentiría de la misma manera. Ya que Ayase-san prefiere más el lado que da y no el que toma, no quería aceptar esta condición.

Aun así, al final ella aceptó. Ella no quería ser una carga innecesaria para su madre cuando ella ya estaba ocupada con su trabajo. Para ser honesto, me sentí aliviado en ese sentido. Incluso si ella dijo que ella estaba bien, yo realmente no quiero que Ayase-san camine sola por la noche en las calles de Shibuya. Una vez estaría bien, pero dado que trabajamos casi todos los días, era casi seguro que algún problema ocurriría eventualmente.

Cuando mencioné eso, Ayase-san dijo un despreocupado «Supongo que tienes razón». Luego de pasar por esto varias veces, nos hemos acostumbrado a caminar juntos a casa. Limpié el sudor en mi mejilla, esperando que enfríe pronto.

—Es un verano caliente, ¿eh?

—Por lo tanto, es otoño ya, ¿eh…?

—¿Eh?

—¿Qué? Ambos dejamos de caminar. Ayase-san me hizo una expresión desconcertada, y yo reaccioné de igual manera. Después de que Ayase-san investigara mi rostro de cerca, ella asintió débilmente.

—¿Estás hablando del calor?

—Sí. ¿Qué hay de ti?

—Eso.

Ayase-san señaló con su barbilla en la dirección de un escaparate de una… ¿Boutique?

Pude ver los maniquíes de pie detrás de la ventana de cristal.

—¿Eso se supone que es el otoño?

—Es otoño, ¿verdad? ¿Qué otra cosa podría ser?

La decepción de Ayase-san parecía sólo crecer cuando vio que yo seguía estando confundido.

—Eh, ¿es en serio?

—Lo siento, yo no veo ninguna diferencia entre el estilo de ropa que tiene el maniquí y lo que llevas ahora, Ayase-san.

Quiero decir, yo podría decir que esa no era ropa de mitad de verano gracias a que ella lo señaló. Las mangas también eran un poco más largas… ¿supongo? Pero Ayase-san se llevaba una chaqueta de cuadros sobre su tanktop de punto, así que…

—Ese no es realmente el problema aquí. Cuando se mira el color de la ropa y los pequeños detalles, puedes decir lo que está de moda este otoño. Además, la mayoría de los maniquíes ya no están vistiendo ropa de verano, al menos no esos que pondrías en las ventanas delanteras de una tienda. Por no mencionar que están vistiendo ropas distintas que las de ayer, ¿verdad?

—¿Lo están?

—Estás bromeando…

—Ah, no, no dudo de ti ni nada. Estoy seguro de que tienes razón. Así que por favor no hagas cara de que te has encontrado con un zombi o a Santa en el centro de la ciudad.

—Personalmente, creo que he encontrado algo aún más raro que eso. En este punto ni siquiera me sorprendería al ver a un zombi o a Santa.

—Eso es un poco cruel, ¿no crees? Ella me está tratando como un habitante del área 51 o un SCP.1 Tal vez mi conciencia es tan estrecha que ni siquiera recuerdo lo que usan los maniquís en mi ruta diaria.

—Asamura-kun, ¿eres el tipo de persona que no se interesa por la moda?

—¿Alguna vez me has visto leyendo una revista de moda?

Si tuviera dinero para gastarlo en ropa, preferiría gastarlo en libros. También, ¿a quién querría yo, un ratón de biblioteca y solitario, mostrarle esa ropa? Ayase-san asintió con la cabeza, parecía que seguía mi lógica.

—Ya veo. Supongo que realmente no entiendes en absoluto si no tienes ningún interés.

—Parece ser.

—Bueno, supongo que no hay problema si no estás trabajando a medio tiempo para conseguir ropa…

—¿…Hm? ¿Qué fue eso?

—No me hagas caso~ Ayase-san comenzó a caminar hacia adelante.

No sé exactamente lo que ella dijo para sí misma, pero empujé mi bicicleta y la seguí. Aunque, por alguna razón, desde ese momento Ayase-san parecía estar de mejor humor en comparación con antes de nuestra conversación.

1 Secure, Contain, Protect [Asegurar, Contener, Proteger] En su universo ficticio, la Fundación SCP es una organización secreta con el objetivo de contener y estudiar individuos, entidades, lugares, objetos y fenómenos anómalos que desafían la ley natural

23 de agosto (domingo)

Me desperté por la sensación del calor sofocante. Me giré y miré el reloj de alarma al lado de mi almohada. Eran las 10 a.m. en este momento y tres… No, cuatro minutos. A pesar de que quedaba apenas una semana de agosto, el calor no mostraba signos dejarnos en paz.

—Te puede dar un golpe de calor incluso en tu habitación.” me dijo una vez Akiko-san, por lo que rápidamente encendí el aire acondicionado de mi habitación. Ya que había estado sudando un poco mientras dormía, me puse algo de ropa limpia. Al abrir la puerta que conduce a la sala de estar, fui golpeado por una fuerte ola de calor que me dio problemas para respirar por un segundo.

Cuando miré hacia arriba, vi a mi viejo de pie sobre una escalera, toqueteando el A/C, mientras Akiko-san lo miraba con una mirada un tanto preocupada. A pesar de que era sólo otro domingo, se sentía raro verlos a ambos en la sala de estar juntos, pero luego me di cuenta de que tal vez esta era la razón.

—Ah, Yuuta. Buenos días. Mi viejo me miró.

—Yuuta-kun, Buenos días.

—Buenos días. Así que, uhh, ¿no funciona?

—No hemos recibido nada de aire frío desde hace un rato ya. Akiko-san me despertó, y me dijo que estaba haciendo mucho ruido.

—¿Debería ayudarte?

—Ah, no, todavía lo estoy revisando. Tampoco sé qué debo arreglar. Por no mencionar que los A/C más recientes ya no están hechos para ser arreglados por no profesionales.

Tiene sentido, supongo. Parecía estar comprobando el mensaje de error mientras revisaba el manual del usuario, a veces lo apagaba y encendía, incluso cambiando los diferentes modos. Sin embargo, la unidad no parecía tener intención de soplar aire frío a corto plazo.

—Este A/C es bastante viejo, ya sabes. Si no se muestra ningún signo de ser amable conmigo, vamos a tener que ir a comprar uno nuevo.

—Acabamos de comprar uno para la habitación de Saki, también… Lo siento por esto.

No, no, no tienes por qué. La habitación de Saki-chan siempre había sido un almacén, por lo que no estaba equipado con A/C, para empezar. Estudiar en su habitación sin A/C sólo sería asfixiante, ¿verdad?

—Gracias, Taichi-san.

Como los dos comenzaron a hablar de Ayase-san, me di cuenta de que no estaba con nosotros en la sala de estar. —¿Ayase-san está en su habitación?

—Sí, la acabo de ver. Pero con el calor y todo… Verás, ella no es muy buena manejándolo.

—¿Es así?

—Ella siempre me dio un montón de problemas al respecto cuando era niña. Tan pronto como el verano llegaba, ella me rogaba por que le comprara un helado, me pedía que la llevara a la piscina, ese tipo de cosas. Ella era tan persistente sobre ello, también.

Cuando mencionó a Ayase-san como una niña pequeña, recordé la foto que mi viejo me mostró antes de su matrimonio. Si tuviera que adivinar, probablemente estaba en la escuela primaria en ese entonces, y ella parecía bastante enérgica. Si lo comparamos con el ahora, ella es mucho más solitaria y tranquila. Realmente no puedo imaginarla como una niña que molestaría constantemente a su madre de esa manera.

—Con los años, ella comenzó a ser mucho más tranquila al respecto, lo que me hizo sentir un poco solitaria en una manera diferente.

—Creo que eso es lo que sucede cuando los jóvenes llegan a su adolescencia. Es vergonzoso tener a los padres al lado todo el tiempo. Lo mismo sucedió con Yuuta.

Cuando mi viejo dijo eso, Akiko-san bajó la cabeza un poco y dejó escapar un suspiro

—En su caso, no creo que fue simplemente su crecimiento… En la escuela secundaria, ella ya era la forma en que es ahora. Akiko-san eligió cuidadosamente sus palabras, lo que me hizo pensar en lo que se refería.

Las cosas ya no estaban funcionando en su familia, su padre ni siquiera llegaba a casa ya, y Akiko-san siempre estaba fuera trabajando. Creo que ese es el período de tiempo al que se refería. Ayase-san debe haber notado la condición miserable de su familia y comenzó a pedir cosas todo el tiempo.

—Ya veo, no debí haber dicho eso.

—No pasa nada. Akiko-san sonrió levemente.

Siento que a Akiko-san ni siquiera le importa mucho, pero mi viejo parecía aterrorizado. Escucha, incluso si te refugias arriba en la escalera, no estás ayudando a nadie. Así que cuando era más joven, a Ayase-san gustaba mucho ir a la piscina, ¿huh…? Para ser honesto, realmente no puedo imaginar a una inocente y joven Ayase-san nadando de ese modo. Así que, si alguien le dijera que podría actuar de esa forma ahora mismo sin ningún tipo de preocupaciones en el mundo, ¿lo haría?

Para una persona introvertida e inactiva como yo, el tener que moverse y ejercitarse suena como que sería agotador, por no hablar de estar en cualquier gran multitud de personas, por lo que preferiría no hacerlo. —Hmm, no parece que pueda solucionarlo. Llamar a alguien más para que lo repare probablemente sería la mejor opción, pero teniendo en cuenta lo ocupados que están en esta época del año, ni siquiera puedo imaginarme cuándo se vaya a arreglar esto.

—Ya veo. Qué problemático. Ah, ten cuidado al bajar, Taichi-san.

—Yuuta, creo que sería mejor si permaneces en tu habitación por hoy

—Realmente no me importa.

Yo sólo tenía trabajo por la tarde hoy, así que estaba bien por mí. Cuando les pregunté a los dos acerca de que iban a hacer al respecto, Akiko-san mencionó que ella quería ir de compras, y mi viejo iba a ir con ella para llevar todas las cosas. Sí, hacer nada en absoluto afuera también es una opción…

—Voy a decirle a Saki, dijo Akiko-san y se dirigió hacia la cocina. Ella me llamó en el camino. —Yuuta-kun, ¿te gustaría comer algo? No he hecho nada para mí todavía.

—Ah, sí, por favor.

Parecía que mi viejo y Ayase-san ya han terminado su desayuno, así Akiko-san y yo calentamos las sobras y las comimos. Mi viejo abrió la puerta de su dormitorio, lo que provocó que una brisa fresca pasara a través de la sala de estar, pero no pasó mucho tiempo para que empezara a sudar como si estuviera sentado en una sauna. En momentos como estos, me encantaría tener un ventilador.

Después de terminar la comida y la limpieza de la mesa, tomé una página del libro de Ayase- san agarrando algunas bebidas frescas de la nevera y escondiéndome del calor en mi habitación. Entonces, ¿qué debería de hacer hoy? Eso me recuerda, ¿me pregunto qué está haciendo Ayase-san en su habitación? Esta idea vino a mi mente cuando estaba volteando una página de un libro que estaba leyendo, pero fui interrumpido por una repentina llamada telefónica de Maru.

Me preguntó sobre mis planes de la tarde, y cuando le dije que estaba básicamente libre, me dijo que a lo acompañara para un viaje de compras. Al principio, casi me negué porque no quería salir con este calor, pero luego recordé que estaba en una prisión de calor en mi propia habitación, así que acepté.

El área frente a la estación de tren de Shibuya estaba aún más ruidosa y llena de gente que cualquier otro día de la semana, a pesar de que era temprano por la tarde. Cuando miraba a esta multitud, parecía que el calor sólo se había incrementado de manera más intensa.

Aparqué mi bicicleta en el estacionamiento habitual. Ya que tengo trabajo por la tarde hoy, va a hacer que ir a casa sea mucho más fácil después. Maru me había invitado a una tienda que vende productos relacionados con el anime. Dado que también vende manga y novelas ligeras, era más o menos un competidor directo de la tienda donde trabajo. Aunque, preocuparme constantemente por ese tipo de cosas no me va a beneficiar en lo más mínimo, y la librería donde trabajo tampoco vende ninguna mercancía relacionada con el anime. Después de atravesar la parte frontal de la estación de tren por el norte de la calle Jingu-dori, giré hacia el oeste luego de encontrarme con la calle Inokashira-dori. Luego el camino se divide, y me dirigí hacia la calle Udagawa-dori. Esa es probablemente una explicación algo fácil de seguir. Para las personas que no conocen el diseño de Shibuya, esto puede parecer una distancia bastante larga, pero con la ciudad que nunca duerme y siempre está rebosante, era más como un paseo que una obligación.

Había nuevos tipos de jugos enlatados en áreas abiertas en la calle, y unas jóvenes estaban vendiendo un producto popular frente a las tiendas. Puedes llegar a tu destino rápidamente aquí, lo único que tienes que hacer es ver a tu alrededor. Alrededor de cinco minutos de la hora de encuentro, llegué a la tienda en cuestión.

—Ey, siento haberte llamado todo el camino hasta aquí. Mi amigo Maru Tomokazu se acercó a mí, con el rostro un poco más bronceado que antes.

—Ha pasado un tiempo. Así que no tenías práctica hoy, ¿eh?

—Sí. Sólo teníamos práctica por la mañana hoy. En la actualidad, los entrenamientos sin fin no son exactamente populares o están de moda. En este calor, es más probable que te agotes o incluso que salgas herido, por lo que tienes que tomar algunos descansos adecuados de vez en cuando. Así es como lo estamos haciendo, de todos modos.

—Ya veo ya veo.

Bueno, todavía considero que es un entrenamiento bastante duro en general, pero estoy seguro de que quieren evitar las lesiones u otros problemas relacionados con la salud.

—De todos modos, disculpa que te haya hecho venir aquí.

—Sí, bueno, respecto a eso…

Le dije a Maru sobre el todo el desastre del A/C en la casa, y de cómo pensé que al menos me divertiría de alguna manera si me vi obligado a soportar el calor de todos modos. No es que me haga ilusión particularmente hablarle de mi situación de vida, pero pensé que no se sentiría tan mal si le daba una idea general.

—Eso suena duro. Así que me gustaría conseguir mi objetivo principal primero. Estaría mal si se agotaran antes de ir por lo que quiero.

—Claro.

Normalmente, Maru no es el tipo de persona que fuerza sus intereses en otras personas, pero cuando realmente pide ayuda, él siempre tiene una buena razón. Por ejemplo, cuando un producto es limitado para una sola persona. A menos que eches un vistazo a varias tiendas, a menudo no obtendrás lo que deseas. En tiempos como estos, Maru puede ser bastante despiadado. Por otra parte, ya que el lanzamiento fue el viernes, tiene que estar preocupado de que se haya agotado. Ahora que he prometido a ayudar, yo estaba preparado para ayudar hasta el final… Oh sí, ni siquiera le pregunté qué buscábamos.

—Después de terminar la misión, vamos a comer algo.

—OK.

Aunque había ido a una esquina de mangas y novelas ligeras muchas veces antes, debido a que no estoy demasiado interesado en esos artículos, Maru me mostró el lugar.

—Así que, ¿qué vamos a buscar?

Maru respondió mientras seguía caminando. Parece que vamos por productos de un anime de primavera. La temporada ya terminó hace unos meses, pero dependiendo de cómo van las ventas, comienzan a vender los bienes incluso después de eso. Recordé el nombre del anime cuando Maru lo mencionó. Es una serie con cinco chicas. Es una especie de serie de recuentos de la vida.

—Y hay un robot.

—¿Qué?

Por un segundo, no pude entender lo que decía. Si mis recuerdos no me fallaban, la historia era en un pueblo rural, y era como cualquier otra historia de adolescentes promedio… ¿verdad?

—La novela ligera que el protagonista lee en el episodio 5 era una obra de ciencia ficción, ¿verdad?

—Si…

Ahora recuerdo. Recientemente, la existencia de los otakus y sus intereses ha empezado a volverse conocimiento general, incluso con protagonistas básicos y personajes secundarios están interesados en el mundo de los otakus, pero… Oh, sí, creo que le gustaban las obras de ciencia ficción, pero en realidad nunca llegó a ninguna parte en la serie principal.

—Así que, espera, ¿acaso…?

—Sí, voy a comprar el robot que realmente le gusta al protagonista.

—¡¿Qué tiene eso que ver con el anime?!

—No puedo resistirlo. Ese robot es simplemente grandioso. Dijo Maru. Me dijo el nombre del ilustrador que fue el responsable de dibujar dicho robot, pero lo siento, no los reconozco.

Cuando le dije eso, Maru me miró en estado de shock y con disgusto y empezó a hablarme de lo famoso que es ese ilustrador.

—Así que básicamente quieres una versión de juguete de este robot, ¿verdad?

—Básicamente, sí. Una vez que llegamos al mercado, por suerte todavía tenían algunos de los juguetes de robot antes mencionados. Tenían suficientes para Maru y yo, pero creo que esos eran los últimos, así que casi no lo logramos. Los dos cargamos uno mientras caminamos hacia la caja registradora. Había una gran cantidad de clientes a pesar de que era domingo, por lo que la cola era bastante larga. Nosotros seguimos hablando a medida que avanzamos lentamente a través de la línea.

—Ya veo. Este robot es bastante impresionante.

—¿Verdad?

Realmente no estoy familiarizado con este tipo de cosas, pero su aspecto era muy bueno. El robot estaba dentro de una caja de alrededor de 50 cm de altura. Parecía ser una especie de robot de combate aéreo del tipo que nunca existiría en la realidad. El logo del anime estaba dibujado en una de las esquinas de la caja en una fuente pequeña, lo que realmente hace que sea difícil de adivinar cuál era el género de la serie. Realmente parecía sacado de un anime de mechas.

—Tiene una gran cantidad de partes móviles, también. Realmente se puede jugar con esto.

—¿Jugar con esto?

—¿Oh? No me digas ¿No jugaste con juguetes de robots o monstruos cuando eras más joven, Asamura?

—Puede que lo haya hecho, pero definitivamente no mucho.

Entiendo el coleccionarlos como una especie de hobby, pero no entiendo el punto de realmente jugar con ellos. Siempre he estado centrado en el manga y novelas más que el anime, después de todo. Cuando era joven, mi padre tenía una manía de comprar modelos de plástico de barcos de guerra, pero mi madre de sangre se molestaba con él porque estaban siempre en el camino, lo que fue la razón por lo que decidió no seguir con eso. Siento que sería un pasatiempo agradable si tu familia y estilo de vida lo permitieran.

Con manga y novelas, podría llenar mi habitación, y nunca se pondrían en el camino si simplemente los pongo en los estantes.

—Oh sí, Asamura, Narasaka y Ayase te invitaron a la piscina, ¿verdad? Maru cambió de tema repentinamente.

Al oír esto, mi cerebro se congeló por un momento. ¿Quién va a la piscina con quién? Maru, por su parte, ni siquiera notó mi confusión.

—En serio, te has convertido en un tremendo playboy mientras yo no estaba viendo.

—¿De qué estás hablando?

—¿A qué te…? Estoy hablando de que Ayase y tú irán a la piscina con Narasaka.

—Es la primera vez que lo escucho. ¿De qué rayos está hablando? Debido a que no mostré signos de comprender lo que Maru estaba diciendo, me dijo lo que había oído a través de sus conexiones en el club de béisbol. Según estos rumores, Narasaka-san estaba reuniendo a un grupo de chicos y chicas para ir a la piscina, y aparentemente ese grupo incluía a Ayase Saki y Asamura Yuuta.

—¿Acaso no te invitaron?

—Nop. Qué rayos, ni siquiera he hablado con Narasaka-san desde el inicio de las vacaciones de verano.

—Hmm, entonces es probable que te inviten muy pronto.

—Agosto está a punto de terminar, ¿recuerdas?

—Todavía está tan caliente como siempre, así que no hay problema

—Bueno… Supongo.

Así que un plan como este se puso en marcha sin mi conocimiento, ¿eh? Además, ¿acaso soy lo suficientemente cercano con Narasaka-san para que me invite así? Todavía puedo contar con una mano o dos el número de veces que los dos hemos hablado el uno al otro. Ya sabía que Narasaka Maaya era muy fuerte cuando se trata de relaciones y cómo trataba a otras personas, pero esto es mucho más de lo que esperaba. Bueno, supongo que no significa que nada pueda cambiar. La fuente de información más o menos siguen siendo sólo rumores de segunda mano, después de todo.

Mientras estábamos hablando de eso, llegamos a la parte delantera de la línea. Terminamos de pagar, regresé a la estación de tren en la misma dirección de la que vine, y entramos en una cafetería cerca de la librería en donde trabajo a medio tiempo.

Tanto Maru y yo pedimos un café helado, y él pidió un sándwich. Eso es un miembro de club deportivo para ustedes. Sí que sabe comer muchísimo. En comparación con el café de restaurantes familiares, éste es aproximadamente el doble de caro, pero al menos te permite tener un asiento cómodo y no ser apresurado. La llamé una cafetería, pero más o menos es un poco más elegante que un restaurante familiar promedio.

Aunque es un establecimiento en donde los clientes habituales ordenan cosas lo suficientemente complicadas como para sonar como si estuvieran recitando un hechizo, tuvimos éxito en pedir algo normal, por lo menos. Bueno, en comparación con un restaurante de café de alta clase, éste es mucho más apto para los estudiantes de escuela secundaria. Hubo una vez un momento en que entré en un establecimiento al azar cerca de la estación de tren de Shibuya sin mirar el menú primero, y me fui inmediatamente luego de ver lo caro que era todo. Un precio con cuatro dígitos (en yenes) por una taza de café es definitivamente demasiado para estudiantes de secundaria.

Maru y yo pusimos nuestras bandejas sobre la mesa y dejamos escapar un suspiro.

—Así que, confiesa. ¿Por qué necesitas dos del mismo producto? Le pregunté, mirando a las bolsas de plástico con nosotros. —Uno para uso personal, por supuesto, y uno para colección.

—Entiendo. Así que, nada de trabajo misionero

—… Lo sabías desde el principio y aun así me preguntaste, ¿verdad? De mal gusto, mi amigo.

—De hecho, no lo sabía, solo me dieron ganas de preguntar. Antes mencionaste a alguien a quien querías darle un regalo, así que fue una suposición.

Sé que algunas personas compran varias copias de algo que les gusta. Sin embargo, cuando pensaba que a lo mejor Maru había comprado esto para otra persona, y necesitaba mi ayuda para asegurarlo, seguro que no sonaba demasiado poco realista.

—En realidad me pidieron hacer esto.

—¿Alguien te lo pidió?

—Sí, un amigo en línea. Ellos realmente lo querían, pero la situación actual no lo permite, ya sabes. ¡Así que lo compré! Se los voy a enviar más tarde.

—Huh.

No sabía que Maru tenía un amigo así. Cuando le pregunte por los detalles, al parecer llegaron a conocerse unos a otros en un foro en línea mientras hablaban acerca de su anime favorito. Sus gustos coincidieron bastante bien, y se acercaron lo suficiente para enviarse este tipo de cosas. Siendo ese el caso, es probable que sabían las direcciones de cada uno también. A pesar de ello, sólo se conocen por sus nombres en línea, pero parecen ser buenos amigos, no obstante. Maru sabía que vivían en la misma ciudad, pero nunca se habían reunido.

—Pero si son amigos tan buenos, también podrían encontrarse en persona, ¿verdad? Además, siento como que serías el tipo de persona que organizaría eso tú mismo.

A pesar de que técnicamente podrían reunirse en línea cuando quisieran, los seres humanos realmente aman encontrarse con otros en persona, cara a cara. Ya que Maru sabe cómo organizar y él tiene la capacidad de elaborar un plan, yo estaba un poco confundido en cuanto a por qué no lo había hecho ya. Por otra parte, él está constantemente ocupado con su club, incluso los sábados, así que tal vez sus oportunidades son limitadas.

—Eso no servirá para nada.

—¿Por qué no?

—Naturalmente, no todos son así, pero hay un pequeño grupo de tipos que utilizarían esto como una oportunidad de ligar con chicas, ¿me entiendes? Si no hay una gran cantidad de confianza de por medio, sólo va a terminar mal. —Al menos, así es como lo veo.

—Sí, el ser tan cauteloso es típico de ti… ¿Hm? ¿Ligar con chicas? ¿La otra persona es una mujer? —Por lo que me dijo, sí. Incluso una estudiante universitaria

—Una estudiante universitaria… así que ella es mayor que tú, ¿eh?

Por un segundo, Yomiuri-senpai me vino a la mente. Ella es la única chica universitaria en la que puedo pensar, que yo conozca. Normalmente sería una cosa rara para unos estudiantes de escuela secundaria como nosotros conocer a estudiantes universitarios, por lo que es raro que tanto Maru y yo hayamos tenido experiencias de este tipo. Bueno, supongo que para las amistades en línea sería más raro si se tratara de la misma edad.

—A juzgar por sus mensajes, ella es muy inteligente. Ella es competente y amable, y no tiene ningún prejuicio contra mí. Las conversaciones que tenemos son en realidad bastante positivas Por otra parte, el hecho de que ella es tan positiva de seguro ayuda mucho, supongo.

—Eh, sí suena como alguien con quien te puedes llevar bien. Apuesto a que hay un montón de personas que se sienten de la misma manera que tú… Ahh, es por eso.

—Sí, ella es muy popular en el chat.

Ya veo. Así que una reunión en persona traería a muchos tipos que tratarían de ligar con ella.

—Me sorprende que se acercaron lo suficiente como para enviarse cosas como esta.

—Síp, fue una loca coincidencia. Te voy a contar toda la historia si alguna vez tengo la oportunidad.

—Me encantaría escucharla. Así que, ¿has caído enamorado de ella?

Maru aparentemente no esperaba que dijera esto, y pareció entrar en pánico por un momento.

—No, realmente no… o algo así.

Oh, qué reacción tan rara. Bueno, normalmente actuaría bastante asertivo, así que tengo que devolvérsela de vez en cuando.

—¿Importa ahora?

Cuando no dejé de hacer preguntas, parecía que Maru se puso nervioso de verdad, y se quedó en silencio. Finalmente, dijo —«Voy al baño y vuelvo pronto» y se levantó de su asiento.

En cuanto a sentimientos románticos se refiere, soy muy aficionado a las novelas románticas, pero realmente no me imagino a mí mismo en ese tipo de situaciones. Prefiero ver este tipo de eventos que involucran a otras personas. Yo nunca esperaría experimentar algún evento de tipo comedia romántica en mi vida. Después de todo, esto es la realidad. Algo tan conveniente como conocer a una chica linda y, eventualmente, salir…

Bueno, es cierto que terminé viviendo con una chica de mi edad a causa del nuevo matrimonio de mi viejo, pero no es como si ella sea—Espera, ella es linda. Muy linda, objetivamente hablando. Además, ¿por qué la estoy imaginando mientras pienso en esto? Es cierto que Ayase-san es linda, pero ella es mi hermana pequeña.

—¿Asamura-kun?

Así es, incluso su voz es linda, pero una hermana pequeña es todavía una hermana pequ… Espera, ¿qué? Cuando me di la vuelta, me saludó una chica de cabello rubio mirándome a la cara justo desde la calle al lado de nuestro asiento. Por supuesto, no era una alucinación. Era la auténtica Ayase-san.

—¿Qué estás haciendo aquí?

—Este es la cafetería más cercana a nuestro trabajo a medio tiempo.

—Ah, tiene sentido.

No había nada extraño en esto. Dado que tanto nuestros trabajos a medio tiempo e incluso nuestros turnos coincidían, no es extraño que ella pase su tiempo de una manera similar, especialmente teniendo en cuenta la situación en casa en este momento. Esa es la razón principal por la que le recomendé esta cafetería a Maru. Esto era más que una coincidencia, que era lo suficientemente obvio como para no esperarlo. Sin embargo, eso no quiere decir que no estaba sorprendido al encontrarme con ella aquí, y por lo tanto que ni siquiera sabía cómo continuar la conversación.

—En cualquier caso, nos vemos.

—¿Eh?

Todos mis pensamientos e ideas de repente se reiniciaron. Antes de que me diera cuenta, ya estaba viendo la espalda de Ayase-san mientras se alejaba. Llevaba un top de un solo hombro digno del calor que hacía, junto con pantalones cortos de color azules. Ella tiene esas caderas altas, casi como una modelo. Ah, ella incluso está usando zapatillas hoy, tal vez para que coincida con su atuendo actual. Mientras se alejaba con pasos ligeros, la puerta de la tienda se abrió y se cerró.

—¿Eh? Oh, Maru.

—Recordé la hora, así que me apresuré en volver, pero… Asamura, estabas hablando con Ayase justo ahora, ¿verdad?

¿Hora? Miré el reloj que estaba colgado dentro de la tienda, y me di cuenta de que era casi hora de que saliera hacia mi trabajo. Supongo que por eso Ayase-san se fue tan rápido.

—Algo está pasando entre Ayase y tú, ¿verdad?

—No, eso no es…

Cierto—es lo que quería decir, pero eso me convertiría en un mentiroso. Siento que sería mucho mejor si sólo le dijera todo a Maru. Y asegurarle de que debido a que nos hicimos hermanastros a causa de un nuevo matrimonio de nuestros padres, lo que podría estar pensando no es cierto… Pero, ¿qué es lo que él podría estar pensando?

Sin embargo, con mi horario ajustado en mente, no podía ir más profundo en esta conversación en absoluto, así que me separé de Maru casi como si estuviera huyendo. Ahora realmente había perdido mi derecho a criticar a los adultos que vivían de la mentalidad de «dejar las cosas como están». Sin embargo, apenas y pude llegar a la oficina a tiempo para el trabajo. Me puse mi uniforme, me puse el delantal y la placa de identificación, y salí del vestidor. En ese momento, Ayase-san y Yomiuri-senpai salieron del vestuario de mujeres.

—¡Yo, Junior-kun! ¡Estoy a tu cuidado hoy también!

—Lo mismo digo, Yomiuri-senpai.

—Por favor, trátame bien hoy, Asamura-san.

—S-Sí, lo mismo para ti, Ayase-san. Me tropecé con mis palabras.

La influencia del encuentro repentino en la cafetería al parecer todavía me había dejado tambaleante.

—Parece que somos sólo nosotros para el turno nocturno de hoy. Dijo Yomiuri-senpai.

Básicamente, vamos a ser sólo nosotros tres, ¿eh?

—Siento que nos faltará personal.

—Es verdad. Bueno, todo estará bien. Saki-chan cuenta como dos personas.

—Por favor, no tengas expectativas demasiado elevadas de mí. Ayase-san sigue siendo modesto, pero una vez que comenzó a trabajar, sus movimientos eficientes y ética de trabajo realmente hacía parecer que varias personas estaban haciéndolo.

Ella es muy diligente, y de pies veloces. Puesto que ella recuerda todo lo que le enseñas a la primera, puede trabajar casi de forma independiente. Por no mencionar que ella es muy cuidadosa. Ella todavía tiene su marca registrada que es su pelo rubio y llamativo, pero se quita sus piercings de la oreja cuando está en el trabajo.

Por supuesto, no es como que la gente la juzgara por su aspecto, pero cuando se trabaja en una tienda que es visitada por personas de todas las edades, nunca se sabe cuándo alguien puede presentar una queja a la administración. Apuesto a que a ella ni siquiera le importa lo que otras personas piensan de ella, pero conociendo a Ayase-san, crear problemas para la tienda es algo que desearía evitar.

Incluso mantuvo sus uñas sencillas, sin ninguna decoración. Después de todo, son fáciles de ver cuando estás poniendo tapas en los libros cuando se trabaja en la caja registradora. Dudo que alguien se queje, si se las arregla para hacer todo perfectamente, pero cuando Ayase-san empezó a trabajar aquí, en esta librería, ella tenía un poco de problemas para quitar el vinilo. Sin embargo, es mucho más fácil de conseguir quejas cuando usas ropa llamativa a pesar de ser un recién llegado que no puede hacer su trabajo a la perfección.

El juicio cuidadoso de Ayase-san y su manera de evitar cualquier tipo de riesgo superaron en gran medida lo que podía haber imaginado. Y ella era lo suficientemente diligente, que ella empezó a sudar ligeramente por su trabajo, a pesar de que el A/C de la librería estaba funcionando perfectamente. Cuando se trabaja a medio tiempo, por lo general, cambias con otros trabajadores para que descansen. Más aún cuando solo somos nosotros tres, ya que, si los tres nos tomamos un descanso al mismo tiempo, nadie estaría allí para ayudar a cualquier cliente.

Después de alrededor de dos horas, Ayase-san tomó su descanso. Por supuesto, no es un gran descanso, sino uno de diez minutos. Si trabajas a tiempo completo, tienes aproximadamente una hora. Sin embargo, ya que básicamente estábamos trabajando cuatro horas de 18:00-22:00, el descanso se mantenía corto.

—Entonces, vuelvo enseguida.

—Sí, sí. Ten un buen descanso, Saki-chan.

—Volveré en diez minutos. Después de dar una respuesta breve a Yomiuri-senpai, Ayase-san se dirigió a la zona de los empleados.

—Hmm…

—¿Qué sucede?

Mientras veía a Ayase-san irse, Yomiuri-senpai parecía estar perdida en sus pensamientos acerca de algo. Un trabajador a tiempo completo se encargaba la caja registradora en este momento, y el número de clientes había disminuido drásticamente. Probablemente todo el mundo estaba cenando en estos momentos. Así, Yomiuri-senpai me hizo señas.

—¿Sí? Nos movimos a un espacio detrás de la caja registradora y comenzamos a susurrar entre nosotros.

—Es acerca de Sakicchi. —¿Qué clase de apodo es ese?

—Oh, ¿una queja del mismísimo hermano mayor?

—Saki-chan, Ayase-san en lugares públicos, y ahora esto. Ya no sabes ni qué inventarte.

—Tengo muchos. Saki-chan, Sakisuke, Sacchan… ¿Cuál prefieres?

—No hace falta que me preguntes. Sólo quédate con Ayase-san.

—Saki-chan será entonces.

Al final, hizo un círculo completo y regresó de nuevo al principio. Bueno, no es que realmente me importe la manera en que ella llama a Ayase-san. No tengo derecho a juzgarla o quejarme.

—Entonces, ¿qué pasa con Ayase-san?

—Tsk.

—¿Por qué chasqueas la lengua?

—Lo que sea, hablando en serio.

—Así que no estabas siendo seria antes.

—Tu hermanita. Ella es un poco demasiado aplicada, ya ves.

—¿Huh?

¿Cómo es eso un problema?

—Ah, no me malinterpretes. Me refiero a su ética del trabajo. Ella recuerda todo rápidamente, y lo lleva cabo a la perfección. Como una excelente empleada aquí, puedo decir que está haciendo un buen trabajo.

—Empleada a medio tiempo.

—No te preocupes por los pequeños detalles. De todos modos, siento que se culpa demasiado por cosas que no puede hacer.

Yo continuaba confundido. Sin embargo, Yomiuri-senpai continuó explicando lo que se sentía como si hubiera visto. Por ejemplo, la actitud de desaprobación que toma Ayase-san cada vez que va. Aunque se trata de un atributo digno de elogio que un montón de gente excepcional y con talento, Ayase-san era una persona que nunca tomaba ningún descanso de manera voluntaria, por lo que, si alguna vez hay un momento en que se ve obligada a detenerse en seco, su corazón pareciera romperse, o algo así. Yomiuri-senpai mencionó a una chica que es su amiga la cual terminó enferma por exceso de trabajo, y Ayase-san aparentemente se parecía a ella. —Esa chica era tan excepcional. Ella era siempre la primera cuando se trataba de casi todo en la escuela primaria. Por supuesto, ella no era sólo talentosa. También trabajó duro para lograr todo eso. Y en la universidad, ella sufrió un revés por primera vez.

Es probablemente algo que sucede mucho. Probablemente eso es lo que la gente a su alrededor pensó.

—Todo ser humano tiene un par de cosas que no pueden hacer. Eso es lo que significa ser humano, después de todo. Sin embargo, ella no estaba de acuerdo con esa opinión. No podía perdonarse a sí misma por no ser capaz de hacerlo todo. Ella no creía que había algo en lo que no podía tener éxito sin importa qué. Y luego se culpó por ello, se convenció a si misma de que esto se debía a que estaba aflojando el ritmo.

—Y entonces, ¿qué pasó?

—Ella regresó a su ciudad natal. Creo que era de Shikkoku. Ni idea de lo que es de ella hoy en día. Sólo espero que sea feliz.

Yomiuri-senpai es muy considerada por preocuparse mucho por esta persona que es sólo una compañera suya. Pero no pude decirle esto por alguna razón. Y por lo que me dijo, las personas con fuertes tendencias de autosuficiencia como Ayase-san van acumulando estrés constantemente al tratar de mejorar, y no descansan en lo absoluto.

Se trata básicamente de un proceso de pensamiento que va de «no puedo detenerme por mi cuenta». Con el tiempo, terminas agotado, y con tu corazón desgastado. Para poder detener a las personas cuando tienen una mentalidad de «Si no dejo de correr, voy a morir», hay momentos en los que tienes que interrumpir y ponerte en el camino de lo que sea que están tratando que hacer. Puede haber un momento en el que quieras respetar a la otra persona, pero no ven otra opción excepto hacer caso omiso de sus propias libertades y opiniones

Después de escuchar todo de Yomiuri-senpai, recordé algo. Hubo un momento en que el proceso de pensamiento de Ayase-san había cruzado el umbral de lo que era seguro, y no quería escuchar lo que le estaba diciendo. En aquel entonces, me vi obligado a detenerla para que ella me escuchara. Aunque no era realmente consciente de lo que estaba haciendo ya que estaba en el calor del momento. «Dar lo mejor que pueda en cualquier momento» es probablemente una buena manera de describir este comportamiento.

—Decir que todo es importante, básicamente, significa que no atesoras nada en absoluto, sabes.

—Eso no es del todo lo mismo, Yomiuri-senpai.

—Hay personas que realmente atesoran todo, y tienen éxito. Tienen talento, sabes. Pero para la mayoría de la gente, para la persona promedio, eso no funciona. Tenemos varias cosas que no podemos esperar alcanzar. Eso es lo que creo. Está bien el asumir que no puedes ser un genio en todo.

—Ya veo. Esa es una idea interesante. —Es por eso que debes conservar esta fuerza de voluntad para las cosas que son realmente importantes para ti. También es importante la moderación, ¿me entiendes?

—Sí. Básicamente, si las personas no se toman su tiempo, tienes que decirles que lo hagan, ¿verdad?

—¡Exactamente! ¡Ese es Junior-kun para ustedes! Una vez dicho esto, me darás el tiempo de tu descanso, ¿verdad? Senpai juntó las manos como si me estuviera rogando.

No puedo creer que ella fue de un tema serio como ese, inmediatamente a hacer el tonto un segundo después.

—¿Por qué quieres que haga eso por ti, huh? ¿Tienes algún asunto que atender?

—Si espero hasta que mi turno termine, la tienda estará cerrada. Ir y venir sólo me tomará unos 15 minutos

Suspiré en desconfianza. Esta persona es simplemente…

—Entiendo. Te voy a dar mi tiempo de descanso, así que ve a comprar lo que sea que necesites comprar.

—¡Yey, Junior-kun!

—No te voy a chocar los cinco.

—Que reacción tan aburrida.

—No puedo seguir tu velocidad, ¿de acuerdo?

De hecho, admiro a Yomiuri-senpai un poco por sembrar esta semilla de esta línea de pensamiento dentro de mi mente, pero tenía que ir y decir lo último, desperdiciando la oportunidad.

—Bueno, si realmente atesoras a tu hermanita, entonces podrías estar mejor dando un paso más en su territorio. Dijo Yomiuri-senpai y se dirigió hacia la caja registradora.

—Si yo la atesoro, debería pisar más su territorio, ¿eh?

Así que ella no está bromeando en gran parte. Senpai realmente es alguien que nunca entenderé.

Incluso después de que nuestro turno terminó, el calor no disminuyó en absoluto. En el camino a casa, estaba empujando mi bicicleta como siempre, con Ayase-san caminando a mi lado. Recordé lo que me dijo Yomiuri-senpai. Para este último mes, Ayase-san ha sido realmente dedicada a su trabajo. Si tuviera que adivinar, esto era probablemente todo por su objetivo de ser capaz de ser independiente en un futuro próximo. Una de las razones de esto fue muy probablemente porque no pude encontrar una manera lucrativa pero que no requiera mucho tiempo para que ella gane dinero. Otra era probablemente debido a mi conocimiento acerca de cómo funciona una librería que podía utilizar para sí misma. Ese razonamiento tenía sentido

Sin embargo, al igual que mi viejo dijo, no he visto Ayase-san relajarse o actuar como un estudiante de secundaria durante las vacaciones de verano durante todo el mes pasado. También hay algo que Maru dijo que me quedó grabado…

—Si la gente no toma un descanso adecuado, hay que decirles que lo hagan

¿Tal vez debería preguntar ahora?

—Ayase-san, ¿Narasaka-san te invitó a la piscina? ¿La invitación que también me incluía?

—… ¿Maaya se puso en contacto contigo? Ayase-san preguntó mientras fruncia un poco el ceño.

Parece que ella realmente fue invitada.

—Nop. No es como si ella tiene alguna forma de contactar conmigo en el primer lugar.

—Entonces, ¿cómo te enteraste?

Oh hombre, ella sospecha ahora.

—Simples rumores. Tampoco tenía idea sobre eso.

Le expliqué acerca de cómo se hablaba de que Narasaka-san estaba invitando a sus amigos a la piscina.

—¿Tú quieres ir, Asamura-kun?

Durante un breve momento, casi sonaba como si estuviera preguntando si quería ir con ella. Pero eso era imposible. Ella me estaba preguntando si estaba interesado en ir a la piscina en general. Esa es la única manera en la que Ayase-san plantearía la pregunta. Después de todo, ella odia ser mal entendida. Está siendo tan plana como siempre, simplemente preguntando si quiero ir, y por eso me decidí a responder con las primeras palabras que me vinieron a la mente cuando la pregunta se formuló en ese contexto.

—Honestamente, ir a la piscina con todos esos tipos extrovertidos suena como un dolor. Hice una sonrisa irónica mientras le respondía.

Por un momento, sentí como si hubiera visto una expresión triste aparecer en el rostro de Ayase-san por debajo de las lámparas de la calle, pero su expresión habitual regresó tan rápido como se había ido.

—Ya veo. Entonces no tienes que forzarte a ir, ¿verdad?

Algo se sentía mal de la forma en que ella expresó eso, casi como si estuviera molesta por mi respuesta. No podía adivinar lo que realmente sentía. Sentí un poco de rabia, un poco de tristeza, pero también un poco de alivio. —¿Tú vas a ir a la piscina? Le pregunté.

—No pienso ir. Ayase-san respondió.

—¿Por qué no?

—………

Hice un esfuerzo extra y entré en su territorio, pero Ayase-san se quedó callada y no me dio una respuesta. Un coche nos pasó al lado en ese momento exacto. Pensé que tal vez ella no me escuchó, pero en caso de que lo hiciera, no quería molestarla más insistiendo con preguntas. Sin embargo, algo se sentía mal.

—No pienso ir.

¿Me pregunto con qué tipo de emoción dijo eso Ayase-san? Mientras íbamos de camino a casa, vi las luces encendidas fuera de nuestro piso. Aparqué mi bicicleta en el estacionamiento y dejé a Ayase-san ir adelante sin mí. Pero hasta que abrí la puerta de nuestro apartamento, me quedé pensando en Ayase-san.

24 de agosto (lunes)

Cuando me desperté temprano por la mañana, nadie estaba en la sala de estar. Sabía que mi viejo y Akiko-san no estarían allí. Mi viejo salió a trabajar, y Akiko-san todavía no ha llegado a casa del trabajo. Ella se puso en contacto con nosotros diciendo que iba a llegar tarde a casa (¿o supongo que temprano en la mañana en este caso?).

Sin embargo, ni siquiera Ayase-san, que normalmente estaría despierta en este punto, estaba cerca. ¿Tal vez está en su habitación? No es que haya razón para estarlo, ya que la sala de estar tenía una temperatura perfectamente cómoda… ¿Espera, una temperatura cómoda? Sólo entonces me di cuenta de que el A/C en la sala de estar estaba soplando aire fresco. Ya está arreglado, ¿eh? Ya que llegué a casa tan tarde, y básicamente me quedé en mi habitación sin cenar, ni siquiera me había dado cuenta. Supongo que mi viejo consiguió a alguien que podía repararlo. Tal vez él priorizó eso sobre su viaje de compras.

Ya que estaba encendido, probablemente sabía que me despertaría no mucho después de que se fuera. Miré la mesa del comedor y vi el desayuno preparado para mí. De repente me dio una corazonada y chequé mis mensajes, y encontré un LINE de Ayase-san.

«Preparé el desayuno, así que lo puedes comer cuando quieras. Ya terminé el mío.»

Supongo que Ayase-san ya está despierta después de todo. Tal vez esté en su habitación, estudiando o limpiando o algo así. Le envié un mensaje de agradecimiento por LINE y me senté en la mesa del comedor.

—Hoy es estilo japonés, ¿eh?

En un plato azul pálido había salmón a la parrilla, junto con rábano cortado en una pequeña montaña en la esquina, y pequeñas ciruelas japonesas. En el plato al lado había un puñado de algas condimentadas, y ensalada en otro plato grande. Era como un desayuno que verías en una posada u hostal. Parecía que había mucho esfuerzo puesto en esto.

Después de confirmar la comida que me había dejado, tomé mi recipiente de arroz vacío y el recipiente de sopa miso y me levanté. Mientras calentaba la sopa de miso, puse un poco de arroz en mi tazón, y después de llenarlo con sopa de miso, regresé a mi asiento.

—Gracias por la comida. Después de juntar mis manos en agradecimiento por la comida, comencé a comer el precioso desayuno que Ayase-san preparó para mí.

Vertí un poco de salsa de soja sobre el rábano para remojarlo y ponerlo encima del salmón, y los comí al mismo tiempo. La dulzura del pescado y la amargura del rábano se mezclaron en mi lengua. El pescado también es delicioso, un sabor diferente de la carne. Gracias al rábano, el regusto era inexistente, y fui capaz de comer varias porciones de arroz.

Mientras admiraba el hecho de que un desayuno tan simple podía llegar a ser tan delicioso, alcancé la sopa de miso a continuación. La base de sopa de miso esta mañana era el hongo nameko. Era fácil de beber, y bajaba suavemente por mi garganta. Como siempre, la sopa de miso de Ayase-san no podía ser mejor. Realmente sentí como si quisiera enviarle otro mensaje en LINE diciéndole exactamente eso, pero no quería molestarla, y eso es todo lo que podría decirle de todos modos. Así que le envié un mensaje imaginario de gratitud en su lugar. Gracias por la deliciosa sopa de miso como siempre, Ayase-san.

Después de terminar mi desayuno, lavé los platos y limpié todo un poco más tranquilo, ya que tenía tiempo hasta que mi trabajo a medio tiempo empezara. Mientras pensaba en qué hacer hasta entonces, decidí limpiar un poco la sala de estar. La mesa de comedor tenía un mantel delgado, para que no se ensuciara. Pensé que tal vez debería limpiar la nevera, y como Akiko-san debería volver pronto a casa, pensé que podría preferir que su pescado a la parrilla no estuviera demasiado frío. Si no le apetece comer, lo puedo poner en la nevera más tarde de todos.

Limpié de arriba a abajo, ya que la suciedad caería a la parte más baja. Limpié todo lo que pude, y después de barrer el suelo, también lo fregué. Siempre que estoy haciendo algo a lo que estoy bastante acostumbrado, realmente me da tiempo de pensar en otra cosa mientras tanto. Por ejemplo, acerca de cómo Ayase-san ha estado actuando raro desde hace un rato. Creo que básicamente comenzó hace dos días.

«Si te estás preguntando por Maaya, entonces no te preocupes por ello. No tenemos el tipo de relación en la que saldríamos durante las vacaciones de verano. Sólo para que lo sepas».

No importa lo mucho que pensé en ello, no pude encontrar una razón por la que viniera a mi habitación sólo para decir eso. Aún más si es Ayase-san, considerando cómo esto es claramente diferente de cómo suele actuar.

—Hmmm…

Mi mano se detuvo a mitad de la limpieza, y dejé salir un suspiro mientras descansaba mi barbilla en el mango de madera de la fregona.2Oh sí, me acordé de otra cosa. De acuerdo con Maru, todo el plan de piscina que Narasaka-san había hecho se supone que debía incluirme también. Pero no había oído nada al respecto. Por supuesto, eso tiene sentido, ya que Narasaka-san no conoce mi contacto en LINE ni ninguna otra forma de ponerse en contacto conmigo.

Si es así, ¿qué haría Narasaka-san? Lo más probable es que ella haría que Ayase-san me diera el mensaje de su invitación a mí. Por supuesto, si la propia Ayase-san no quiere ir, entonces esa es su propia decisión. Sin embargo, no es natural y fácilmente explicable por qué se quedaría callada acerca de la invitación que era para mí.

¿Qué haría si estuviera en la posición de Ayase-san? Por ejemplo, ¿qué pasaría si Maru ideara un plan de piscina similar, y me dijera que invitara a Ayase-san? Bueno, probablemente le diría a Ayase-san, incluso si no tenía pensado ir. Diciéndole algo tipo «Maru me dijo que te invitara». Si no, básicamente estaría robándole una oportunidad para que ella se divierta.

2 O trapeador en otros países. Puesto que tenemos claro acerca de ser justos en nuestra relación, eso estaría yendo en contra de las reglas.

Entonces, ¿por qué Ayase-san se quedó callada? Algo suena mal. Pero cuando llego a este pensamiento, me di cuenta de que había dejado de limpiar por completo.

—No es bueno, no es bueno.

Redoblé mis esfuerzos de limpieza en la sala de estar, pero las acciones irregulares de Ayase-san no me dejarían la mente. Había terminado de fregar el suelo cuando la puerta principal se abrió y Akiko-san se acercó a mí de una manera tambaleante y soñolienta.

—Ahhh… Yuuta-kun… días…

—Bienvenida a casa, y buenos días. ¿Te gustaría comer algo?

—Sí… Comeré un poco de helado y luego iré a dormir. Ella habló con sus ojos medio cerrados.

Abrí la nevera y saqué el helado (el cual es el favorito de Akiko-san, así que mi viejo siempre mantiene la nevera llena). Era una paleta de helado con sabor a fresa.

—Ah, sí, arreglaron el A/C ayer, ¿no?

—Mmm… Ahh, cierto. Taichi-san llamó a un técnico… Debe estar increíblemente soñolienta. Sus palabras salieron lentamente y con muchas pausas entre ellas.

Por lo que entendí luego de que Akiko-san se sentara en la silla y comenzara a lamer su helado, la razón por la que nuestro A/C funcionaba mal era la suciedad en el filtro, y mi viejo tratando de arreglar las cosas por su cuenta aparentemente sólo empeoró las cosas. Entonces de nuevo, me imagino que realmente sólo quería lucirse ante Akiko-san.

—Estaba funcionando perfectamente bien hasta ayer, y luego de repente se descompuso. Las máquinas son muy extrañas. Dijo Akiko-san.

Al oír estas palabras, mi corazón se saltó un latido del shock. Funcionando perfectamente bien hasta ayer… Y luego de repente se descompuso. Estas palabras me recordaron lo que Yomiuri-senpai me dijo acerca de una persona diligente que repentinamente se desmoronó del estrés y la presión. Tal vez los seres humanos son bastante similares a las máquinas en ese sentido.

«Ser demasiado diligentes los hace incapaces de detenerse».

Un día, su corazón podría romperse. Si veo que alguien necesita parar, debería decírselo y obligarlo… Sin embargo, ¿realmente ella aceptaría eso?

—Este, ¿Ayase-san odia a las personas que obligan a otros a ser honestos con sus deseos? Para empezar, necesito entender más la personalidad de Ayase-san. Con esto en mente, decidí preguntarle a la madre de Ayase-san, Akiko-san. Al oír mi pregunta, Akiko-san dejó de lamer su helado y miró al techo.

—¿Hmmm? ¿Estás preguntando si odia a las personas que la fuerzan3?

—F-fuerzan…

Bueno, supongo que es algo así. Sin embargo, me parece que el matiz en lo que ha dicho es diferente de lo que estaba hablando inicialmente.

—Pensaba más en algo tipo hacer planes y hacer que ella se una.

—Así que, ¿te estás preguntando si ella odiaría a alguien que la obligue a ir a una cita? Déjeme pensar… A juzgar por su personalidad, probablemente no le gustaría eso. Pero las cosas serían diferentes si realmente establecieras un plan con ella y todo eso.

—Así que, a ella le disgusta eso… Eso pensé.

Incluso por lo que podía decir, la personalidad de Ayase-san se acercaba bastante a lo que Akiko-san describió. Si es así, ¿qué podría hacer para detenerla…?

—Hm, ¿quieres invitarla a una cita? Dime, Yuuta-kun… ¿Te has enamorado de ella por casualidad?

Este comentario repentino de Akiko-san interrumpió por completo mi proceso de pensamiento. ¿Qué? Um, ¿qué fue lo que dijo? Traté frenéticamente de recordar la conversación que condujo a este punto. ¿Por casualidad, Akiko-san lo está malentendiendo todo de manera terrible?

3 Dependiendo de cómo se use «Force» puede significar tanto forzar a alguien a hacer algo, como abusar de alguien, y pues lo que Akiko-san dijo puede tener doble sentido.

Necesito explicar las circunstancias adecuadamente, así que le dije a Akiko-san acerca de mi conversación con Yomiuri-senpai ayer. Como resultado, Akiko-san hizo una sonrisa como si finalmente entendiera de lo que estaba hablando, lo que me permitió suspirar de alivio.

—Así que eso es a lo que te referías. De verdad pensé que Saki te comenzó a gustar como una chica.

—Eso no—

«—va a suceder». Después de todo, Ayase-san es mi hermanita. Eso es simplemente imposible. No está permitido que pase.

—No obstante, tienes razón, Saki puede ser así. Cuando Akiko-san dijo esto, me sentí más tenso. —En la época que se cambió a la escuela secundaria, y yo terminé demasiado ocupada, Saki comenzó a crecer muy rápidamente, y ella hizo todo lo posible para ser considerada conmigo y no aumentar mi carga de trabajo. Era mucho más madura que sus compañeros.

—Eso… Puedo imaginarlo.

—En efecto. Y podría parecer algo bueno, pero considerando que todo eso sucedió porque no estaba ahí para ella… sabes. Estoy reflexionando sobre ello, y el hecho de que no pude mimarla tanto como merecía. Yo quería que ella pudiera permanecer un poco más egoísta, sabes, permitirle ser una niña por más tiempo. Las palabras de Akiko-san me apuñalaron en el corazón.

Recordé a Ayase-san en la foto que me mostraron. La Ayase-san, que rogaría por helados o que la llevaran a la piscina de la que me había hablado. Sin embargo, Ayase-san se obligó a dejar de actuar como una niña y decidió vivir independientemente, más que todos los demás. Al principio, probablemente fue sólo ella tratando de quitarle parte del peso a los hombros de su madre, pero probablemente esa no sea la única razón más.

—Yuuta-kun. Akiko-san me llamó. Levanté mi cabeza y la encontré dándome una mirada seria. —Sé que esto no es algo que le deba pedir a mi hijastro, pero quiero que la ayudes y que te asegures de que no trabaje demasiado y se encierre. Si ella dice que ella no quiere, entonces creo que debes ser más insistente sobre ello, como lo que me preguntaste.

Dudé por un momento, aun así, asentí y acepté la petición de Akiko-san. Hasta ahora, he vivido mi vida sin tratar de acercarme mucho a otras personas. No me hago responsable de cómo viven sus vidas otras personas, ni quiero hacerlo. Después de todo, no me gusta cuando la gente entra en mi espacio. Tratar de cargar las dificultades de otros suena tanto como un fastidio que no me tomaba la molestia de hacerlo. Recordé lo que Ayase-san me dijo cuando nos conocimos por primera vez…

—«No tendré grandes expectativas de ti, así que quiero que hagas lo mismo conmigo». Estas palabras me dieron gran alivio y tranquilidad. Esta era claramente la mejor manera de hacer las cosas para formar una relación que no era demasiado intrusiva. Sin embargo, tampoco puedo ignorar el hecho de que Ayase-san podría colapsar en un futuro cercano… Incluso si ella me odia por ello.

—Está bien. Incluso si ella comienza a odiarte por ello, te diré algo que ella realmente ama.

—Lo que ama, ¿eh? ¿Quieres decir algo que la animará?

—¡Por supuesto! Akiko-san me miró con una sonrisa brillante.

Naturalmente, estaba un poco dudoso de que existiera una cosa tan conveniente, aun así, le pedí a Akiko-san que me ayudara si fuera necesario. Realmente no quiero que Ayase-san me odie. Vivimos juntos después de todo, y ella es mi hermanita.

El débil sonido del A/C funcionando llenó la sala de estar.

—Gracias por eso. Dijo Akiko-san, mientras arrojaba el palillo de la paleta en la esquina triangular del fregadero.

Ella debe haber estado bastante cansada, ya que ella se tambaleó de vuelta a su dormitorio. Sólo espero que no se caiga. Buen trabajo hoy, y buenas noches, Akiko-san. Ahora, pues, en cuanto a mí… Puse el pescado a la parrilla en la nevera y fui a la habitación de Ayase-san, y toqué la puerta.

—¿Qué?

La puerta se abrió un poco, y pude ver el escritorio de Ayase-san. En él estaban los libros y las notas, y en sus manos, ella estaba sosteniendo sus auriculares habituales. Esta vez, llevaba auriculares sobre la oreja en lugar de auriculares en la oreja. Tal vez esté estudiando mientras escucha música lofi. El A/C estaba encendido, lo que creaba un ambiente aún más fresco dentro de la habitación. Creo que Akiko-san mencionó que Ayase-san era débil al calor.

—Escucha, sobre todo el asunto de la piscina con Narasaka-san.

—No voy a ir.

No me dio tiempo para terminar mi oración. Ayase-san debe haber visto mi cara de tonto ya que no pude decir nada, y rápidamente hizo una excusa.

—No tengo tiempo como para perderlo en la piscina después de todo.

Eso es exactamente lo que me preocupa. No es que Ayase-san esté tratando de enojarme o algo. Ella todavía tiene esta mentalidad de que el tiempo que pasas jugando o divirtiéndote debe ser evitado como la peste. No cree que necesite tiempo para relajarse y concentrarse en otra cosa. Su corazón es como el bambú verde, que crece sin fin, pero sólo en una dirección. Hay un viejo dicho que recuerdo vagamente que decía algo así. Así que, empecé a pensar. Si trato de seguir sus pasos, ella se obstinará aún más. —De acuerdo, eso está totalmente bien. Estaba pensando que tal vez quería ir después de todo. Así que, ¿podrías darme la información de contacto de Narasaka-san?

Por ahora, comencé a actuar interesado en este evento, así que le di a Ayase-san la oportunidad de bajar a su guardia y tal vez reconsiderar su decisión. Ayase-san finalmente me miró a los ojos.

—No quiero.

—¿Eh? …Um, ¿Qué? Estaba en shock por decir lo menos.

Después de todo, no esperaba que se negara de manera tan directa y contundente. A Ayase- san le disgusta actuar de acuerdo a las emociones sin lógica detrás de ellas. No esperaba que tuviera una respuesta tan gruñona sólo porque pedí la información de contacto de Narasaka- san. Por no mencionar que Narasaka-san probablemente estaba planeando ponerse en contacto conmigo en primer lugar. Además, a pesar de ser la que lo dijo, Ayase-san parecía conmocionada por lo que ella misma había dicho.

—Um, espera, no. Darles a otras personas la información de contacto de alguien… después de todo, son malos modales.

—Ahhh…

Eso tiene sentido para mí. Eso explicaría su reacción. Después de todo, tiene que proteger la información personal. Eso es algo que Ayase-san haría. Síp.

—Permítanme preguntarle a Maaya por ti. Te informaré si me responde.

—Gracias.

Ella debe utilizar LINE o el correo electrónico, supongo. Si es así, no esperaba que tomara demasiado tiempo. Y como ella dijo que quería estudiar más, la dejé sola. Como nos veremos más adelante para nuestro turno de trabajo a medio tiempo, podía esperar. Cerré la puerta y me dirigí a mi propia habitación. El problema actual es que no creo que pueda llevar a Ayase- san a la piscina. En este momento, Ayase-san es como una montaña inamovible enfocada sólo en la cantidad gigante de estudio y trabajo a medio tiempo frente a ella. A juzgar por eso, debe estar bajo mucha presión mental.

No es un problema hacerla ir a la piscina. Sólo quiero que tome un descanso antes de que colapse por completo. Eso es en todo lo que estaba pensando, y todo lo que sinceramente deseaba. Así que decidí preguntarle más tarde durante nuestro trabajo a medio tiempo.

Una vez llegada la tarde, salí de la casa. Pedaleé en mi bicicleta a través del vapor caliente que se levantaba del concreto hirviendo. Tomé varios descansos en la carretera subiendo la colina, y había puesto varias botellas de agua en una bolsa en la cesta de mi bicicleta, así que protegido de posibles golpes de calor. Sentí que el sudor se estaba acumulando en mi cuerpo, pero suprimí mi deseo de detenerme y limpiarlo. Aunque, no es como si no me hubiera gustado este ejercicio. En el medio de Omotesando donde se podía ver a los estudiantes universitarios bulliciosos por allí, encontré un único edificio formal que no parecía muy adecuado para la ubicación. Es una famosa escuela de preparación dirigida a personas que intentan pasar los exámenes de ingreso en Todai4.Cada vez que paraba mi bicicleta y entraba en este edificio, me sentía aliviado. En vez de todos los lugares llenos de normies y fiesteros en Shibuya, este lugar lleno de diligentes estudiantes me hace sentir mucho más en paz. Cerca de la escuela de preparación también había boutiques populares y una tienda de panqueques que era popular en Insta, lo que atrajo a muchas estudiantes universitarias.

Entré al salón de clases y tomé un asiento en la esquina de la habitación. A diferencia de la escuela, los asientos de la escuela preparatoria no están asignados ni nada, pero supongo que está en mi naturaleza buscar un lugar abierto. Por cierto, no soy estudiante de la escuela de preparación ni nada, estoy aquí para las clases especiales de verano. Muchos estudiantes a mi alrededor eran los mismos en ese sentido, y ni siquiera conversan mucho unos con otros, simplemente enfocándose en sus cuadernos de trabajo y las preguntas en ellos.

Aunque la Secundaria Suisei es conocida como una escuela de alto nivel, no es como que todos en ella sean estudiantes diligentes, así que la diferencia en la atmósfera entre tensa y relajante no viene tanto de notas o personalidades, sino simplemente de las relaciones humanas que se están llevando a cabo dentro del aula. Hablando de los estudiantes, generalmente tienen pelo negro, no usan accesorios o maquillaje llamativos, y no intentan destacarse de ninguna manera extraña. Aquí, todas las personas serían consideradas diligentes desde un punto de vista general. Son diferentes de los estudiantes en la escuela, especialmente en cómo están constantemente mirando sus libros de trabajo.

Son más como Ayase-san, al menos en mi opinión. Su moda, color de cabello y apariencia externa contradice completamente esto, pero su naturaleza diligente y su seriedad de intención eran muy similares. Ella va con toda su fuerza en la vida, haciendo parecer que no posee tiempo para relajarse. Es diferente de alguien como yo que está tratando de obtener calificaciones algo aceptables para entrar en una universidad que me parece pasable. Ella tiene los ojos de alguien luchadora.

Sin embargo, la forma en que Ayase-san se presiona a sí misma sigue siendo muy diferente de la gente de aquí. Al fin y al cabo, quiere tener éxito financiero y quiere poder mantenerse a sí misma, razón por la cual ni siquiera participa en estas clases suplementarias de verano, ya que quiere pagar por ellas por si sola. Si el examinador común y corriente intentara valerse solo con el autoestudio, sería ridiculizado y visto como arrogante y alguien que está tratando de romper la tendencia, Pero cuando ves a Ayase-san obtener las notas más altas en casi cada materia y memorizar todo lo relacionado con estas, sólo puedes mantenerte callado con una sonrisa.

Incluso su debilidad con el Japonés Moderno mejorado de alguna manera desde el mes pasado, y lentamente se está convirtiendo en una estudiante examinada perfecta… Bueno, para alguien como yo que no es un loco que prospera del esfuerzo, lentamente pero

4 La Universidad de Tokio, probablemente una de las universidades más difíciles de acceder. constantemente aumentando mi conocimiento es lo mejor que puedo esperar. Después de todo, es importante conocer tus propias habilidades.

—Um…

—¿Eh? Ah, ¿sí?

De repente me llamó una voz débil y le di una respuesta tardía. Ya que esta era la primera vez que otro estudiante me había hablado durante las clases suplementarias de verano, me tomó un segundo para notarlo. La propietaria de esta voz era una chica sentada a mi lado. No ha sido cada vez, pero siento que la he visto sentada a mi lado unas cuantas veces antes. Su aspecto y moda no la hicieron destacar en particular, y puede que incluso la llames simple, pero había una parte que realmente se quedó conmigo: su altura.

Yo asumiría que ella medía alrededor de 180cm de altura. Una chica más alta que yo estaba hablando conmigo, y sentí una extraña presión por alguna razón. Y, sin embargo, su voz era carente de confianza.

—Has dejado caer algo.

—A-ah, Muchas gracias. Debo haber dejado caer mi marcapáginas cuando abrí mi libro.

Le agradecí a la chica y lo recogí, luego me encontré con los ojos de nuevo con ella.

—Ese es un marcapáginas de la feria de verano, ¿verdad? La que se obtiene de la librería cerca de la estación de tren.

—S-sí, es correcto.

No le podía decir que trabajo allí a tiempo parcial. Algo dentro de mí me impide contar información personal al azar sobre mí mismo.

—Yo paso por allí bastante a menudo. Qué coincidencia.

—Después de todo, es prácticamente el único lugar en el que se pueden comprar libros en la zona.

—Está en lo cierto, jajaja. La chica alta dejó salir una risa ligera.

Ahí es donde terminó nuestra conversación. No es que necesariamente quería hablar conmigo o algo, sino que más bien me habló por el marcador, y encontró un tema común de conversación por un breve momento. Era un tipo de conversación promedio sin ningún significado en particular detrás de ella. Miré a la chica, que ya se había dado la vuelta hacia su propio escritorio, pero luego me sentí como si algo estuviera extraño.

… ¿Alguna vez ha entrado en la librería? Ya que ambos somos estudiantes de secundaria, nuestra vida diaria actual debería ser casi la misma, pero nunca la he visto en la caja registradora. No creo que me olvidaría de alguien que tenga la estatura de una modelo como ella. Bueno, tampoco es como trabaje allí 24/7, y puede que ella no sea un cliente fiel regular ni nada. Puede que nos hayamos encontrado el uno con el otro. Con ese pensamiento, me giré hacia mi propio escritorio.

Ese fue el único acontecimiento notable comparado con mis clases de verano habituales. Tampoco intercambié más palabras con la chica. Solo pasé mi tiempo igual que siempre.

Desde la tarde hasta la noche, me centré en mis estudios para el examen. Después de que el último periodo de tiempo terminó y comprobé la hora, todavía tenía unos 40 minutos hasta que mi turno comenzara. La librería estaba a unos diez minutos de aquí en mi bicicleta. Naturalmente, eso es algo que tenía en mente cuando elegí esta escuela de preparación.

Metí mis cuadernos de trabajo en mi mochila y rápidamente salí de la escuela de preparación. Tomé mi bicicleta y estaba a punto de irme. Dado que este flujo de acción se había repetido durante el transcurso de las vacaciones de verano, convirtiéndose en algo como una rutina, mi cerebro ejecutó estas acciones automáticamente. Sin embargo, algo diferente sucedió hoy.

—¿Huh?

Subconscientemente parpadeé en confundido. Justo cuando estaba pedaleando en mi bicicleta, me encontré con alguien sentado en el asiento de la ventana de la tienda de panqueques justo en frente de la escuela de preparación. Su largo cabello negro se mantenía en orden con una diadema katyusha, y llevaba lo que parecía ser una elegante falda de círculo. Por supuesto, esta persona que daba el aire de una joven señorita formal y correcta no era otra que mi senpai en el trabajo, Yomiuri-senpai.

La gente con ella deben ser sus amigas de la universidad. Se sentaron en un asiento para cuatro dentro de la tienda, y tenían una discusión seria mientras que comían sus panqueques. Ya que estaba bastante cerca de ellas, y porque estaban hablando con voces bastante ruidosas, pude escuchar partes de su conversación. Dos de ellas parecían ser de la edad de Yomiuri-senpai, y probablemente eran estudiantes universitarias, pero la tercera mujer tenía un aire muy diferente sobre ella, lo que destacaba en este calor.

Después de todo, en comparación con las otras chicas que llevaban ropa adecuada para el calor del verano, estaba vestida con un cárdigan de manga larga, mientras observaba las caras de Yomiuri-senpai y las otras dos.

—Ahora, ¿quién puede estar en desacuerdo? Nuestra investigación en humanidades está siendo comparada con otras ciencias naturales y se le llama ciencia blanda porque no puede contribuir a la sociedad. Incluso cuestionan nuestra propia existencia. A este ritmo, toda su investigación y su validez serán anuladas.

Las estudiantes universitarias parecían ser incapaces de decir nada frente a esta dura declaración. Ellas solo se encogían en lugar mientras que intercambian miradas desamparadas. Al mismo tiempo, la mujer erudita sonrió sin preocupaciones, mientras recogía otro pedazo de panqueque y lo levantó a su boca. No importa cómo lo mires, no era una conversación para tener en una tienda popular de panqueques, pero los otros clientes a su alrededor no tenían ni idea de lo que estaban hablando y, por lo tanto, no intervinieron, o simplemente lo ignoraron como otro ruido de fondo. En medio de esta pesada atmósfera, una persona finalmente abrió la boca. Era Yomiuri-senpai.

—Si definiéramos las ciencias naturales con el acto de probar la reproducibilidad de las leyes a través de experimentos, en cuanto a los inventos obtenidos por las ciencias naturales se refiere, claramente tienen una mayor contribución a la sociedad humana.5Mientras esto sea un hecho generalmente aceptado, no hay espacio para negar las ciencias naturales desde nuestro punto de vista.

—Ingenioso. Parece que has aceptado el hecho de que torcer la verdad para que no esté de acuerdo con una declaración es simplemente jugar sucio.

—Sí, y digo que hay un significado detrás de la investigación de humanidades.

—¿Por ejemplo? Investigar la literatura o hechos históricos no es más que una insensatez. No estoy de acuerdo con la idea de que la familia real ofrezca recursos para la investigación que no nos proporciona beneficios.

—Descubrir las verdades detrás de la historia que nuestros antepasados tomaron es una pregunta primitiva y esencial sobre cómo deben comportarse los seres humanos.

—¿Es así? La literatura y la historia no son más que recuerdos transmitidos al presente de personas en el pasado. Incluso si se entiende este concepto, no le permitirá entender las tendencias de un ser humano moderno y promedio.

—Conoce el pasado, y conocerás el futuro. ¿No deberíamos buscar en el pasado para encontrar indicios sobre cómo resolver los problemas modernos?

—¿Estás diciendo que la historia se repetirá?

—Sí. Podemos ver que hay razones para los conflictos sociales que se han repetido una y otra vez en el pasado. Entonces, ¿no sería justo decir que aprender del pasado abrirá un camino para encontrar respuestas adecuadas en el presente?

—Ahh, eso es bastante ilógico, Yomiuri-kun.

—¿Huh?

—Ese mismo principio de que la historia se repetirá no es más que una impresión de una persona en el pasado. Sin datos sustanciales que existan en el pasado, es imposible probar cualquier reproducibilidad sin importar cuánto se investigue.

—Urk…

Yomiuri-senpai debe haber sido apuñalada donde le dolía, y ella perdió su capacidad de hacer un contrapunto. La mujer erudita, por su parte, sostenía un pedazo de panqueque en su tenedor y le daba vueltas.

5 ¿El para qué cosa de quién? —La época actual ha hecho posible observar datos de cualquier evento que se pueda imaginar. La adquisición y recolección de esto se ha hecho muy fácilmente, y esto trae las verdades de la gente que supuestamente no podían ser sustanciadas al primer plano. Si la gente del futuro puede aprender mucho del pasado o no, este es el presente para nosotros en este momento. Si uno quiere obtener sugerencias del pasado para resolver un problema, debería ser su primera prioridad hacerlo con la ayuda de las ciencias naturales, ¿verdad? ¿Hay alguna objeción? La mujer sacudió la barbilla mientras preguntaba esto, y Yomiuri- senpai respondió inmediatamente.

—Sí. Los valores de las personas en la actualidad han permanecido intactos y existen en lo alto de nuestra cultura. Al aprender sobre la literatura, aprendes del pasado, aprendes de su religión, aprendes de su comportamiento, que luego te permite ganar una observación adaptable y exacta en cuanto a cómo terminamos de la manera que somos ahora. Por ejemplo, el artista de un país concreto crea un vídeo musical que desprecia a la religión de otro país, lo que crea un brote de ira de estos ciudadanos. ¿Hay alguna manera científica de probar la razón de esta ira? ¿Se te ocurre cualquier estimación o fórmula para cómo calmar su ira? Un investigador de humanidades sin duda podría presentar varias teorías tentativas diferentes.

—Hmm, esa es una objeción bastante agresiva la que hiciste, pero tu razonamiento no es incorrecto.

Efectivamente, sus acciones demostraron que debió haber sido un argumento bastante fuerte. Por primera vez, la mujer dejó de jugar con su tenedor y comenzó a pensar en lo que Yomiuri- senpai había dicho. Sin embargo, le tomó unos pocos segundos hablar de nuevo.

—¿Cómo se puede probar incluso la causalidad con la que esta ira está relacionada y que se originó a partir de la historia y la religión de ese país?

—¿Eh?

—¿Esta ira surgió solamente porque su cultura había sido despreciada? ¿Tal vez la música podría haber hecho que los habitantes se sintieran incómodos, y la presentación del vídeo ayudó a amplificar esta ira?

—Se podría revelar esa correlación con una investigación exhaustiva y experimentos sociales con las personas involucradas.

—Jaque mate, diría.

—¿Eh? …Ah.

—No te puedes defender contra eso. Básicamente, acabas de admitir que mirar a través de la literatura pasada no tiene sentido, y que debemos centrarnos en la investigación sobre lo que está ocurriendo en el presente. Qué lástima, prepara una lógica mejor la próxima vez, Yomiuri-kun.

—«Urk…» Yomiuri-senpai sostuvo su cabeza en frustración y derrota.

Después de eso, ella apuñaló su tenedor en su panqueque y rellenó su mejilla. Al verla masticar agresivamente mientras todavía estaba haciendo un puchero la hizo parecer mucho más infantil, lo que me sorprendió honestamente. Todo el discurso de preguntas y respuestas, e incluso la vista de ella ahora, era completamente diferente de cómo la conocía en el trabajo. Puesto que ella siempre muestra nada más que su ocio y superioridad hacia mí, verla en una pérdida de palabras y ser forzada a esa difícil posición era extrañamente refrescante.

—Kudou-sensei, ¿cómo puedes hacer tantas objeciones contra el lado opuesto? También eres parte de la facultad de humanidades. Yomiuri-senpai preguntó.

Parece que el nombre de esta erudita es Kudou. A juzgar por el hecho de que Yomiuri-senpai la llamó «Sensei», debe ser profesora, o más bien profesora adjunta. Leí en un libro una vez que no se puede hacer profesor sin alcanzar una cierta edad, y esta mujer no parecía tan mayor para empezar.

—Es simple, de verdad. Entiendo que los sentimientos verdaderos y la palabrería son dos cosas diferentes.

—Ya veo… Entonces, ¿qué argumento habría hecho, Sensei?

—Habría comenzado preguntando «¿Qué hay de malo en ser una ciencia blanda?».

—… ¿Eh?

—Es cierto que las humanidades se clasifican como una ciencia blanda, pero todavía se puede argumentar en contra de la premisa de que no supone ninguna contribución a la humanidad. Es cierto que la investigación y el progreso de las ciencias naturales impactarán e influirán directamente en el bienestar de la humanidad en su conjunto, pero lamentablemente la felicidad de la humanidad no es algo que tenga un valor directo asociado con ella. La rectitud y la felicidad lamentablemente no comparten ninguna tendencia común a través de toda la humanidad. Por ejemplo, yo personalmente veo este momento de comer panqueques dulces y deliciosos como la mayor felicidad que podría haber, pero ¿qué porcentaje de personas en este mundo estaría de acuerdo conmigo?

—¿No se suele considerar que dejar decendencia en este mundo es una felicidad compartida entre los humanos? —Entonces, ¿está diciendo que quienes no quieren tener hijos nunca pueden ser verdaderamente felices?

—…Un punto válido. Hay muchas más personas en la actualidad que no quieren tener hijos.

—Exactamente. Tal como están las cosas, la tesis de la felicidad de la humanidad (o cómo la humanidad debe seguir existiendo) es excepcionalmente vaga. Incluso los resultados y las invenciones de las ciencias naturales sólo pueden lograr cosas que son superficiales. Precisamente porque somos parte de las ciencias blandas, y una ciencia práctica, deberías aceptar nuestros estudios si no quieres que la sociedad y este mundo se arruinen. Probablemente esa sería mi respuesta.

—Ahh, cuando lo pones de esa manera…

—Llamar la atención sobre la comunicación con otros países no fue un mal intento. Si hubieras aceptado el hecho de que somos una ciencia blanda, pero después mostrado el valor que ofrecemos, podría haber sido un mejor intento.

—Muy interesante… Muchas gracias, Kudou-sensei. Yomiuri-senpai bajó la cabeza ligeramente hacia la mujer y dejó salir un suspiro. —Hombre, realmente no puedo derrotarte.

—No. Eres increíble, Yomiuri-san, no podía seguirte desde el principio.

—Cierto, cierto~.

—Hey, ustedes. No actúen como si esto no tiene nada que ver con ustedes. Las estoy invitando a unos panqueques caros, así que tiene que entretenerme. Ahora, para el próximo tema de nuestro debate…

—Ehh, ¡no hay manera de que podamos ganar contra Yomiuri-san!

Las niñas universitarias dejaron salir quejidos de desesperación. En cuanto a Yomiuri-senpai, justo cuando surgió un nuevo tema de conversación, evitó su mirada de sus amigos, probablemente para ocultar su frustración. Al hacerlo, ella casualmente miró en mi dirección… o tal vez no tan coincidentemente, a juzgar por las circunstancias. Luego se encontró con mis ojos mientras estaba de pie al lado de la calle. Mierda, pensé.

Podría haber cogido accidentalmente partes de su conversación, pero si lo piensas objetivamente, básicamente las estaba espiando. Realmente no puedo decir que estaba haciendo algo legítimo ahí. Sin embargo, Yomiuri-senpai se alejó de mí inmediatamente y miró su reloj de pulsera.

—Lo siento, Kudou-sensei, necesito ir a mi trabajo a medio tiempo.

—Sí, eres libre. No te preocupes por el pago.

—Muchas gracias por invitarme. Yomiuri-senpai hizo una reverencia educada, puso su bolsa sobre su hombro, y salió de la tienda. Cuando ella pasó a mi lado, me dio una mirada débil que parecía más un mensaje que cualquier cosa, así que la seguí. Unos minutos más tarde, cuando la tienda de panqueques ya no estaba a la vista, hablé con Yomiuri-senpai.

—Lo siento por lo que sucedió antes.”

—Ya que te has disculpado, básicamente admites tu culpa, ¿verdad?

—Bien, Espera un momento. Es un malentendido. No lo hice a propósito.

—Así que eres un criminal que no sabe cuándo renunciar, ya veo. …Bueno, no pienso que me estuvieras acosando ni nada.

—Me alegro de haber recibido tu buena fe.

—Como eres bastante inteligente, probablemente usarías un método aún más enfermo si estuvieras acosando a alguien.

—Realmente no quería ese tipo de buena fe, ¿de acuerdo? Ante semejante dura crítica, abrí mi mochila y le mostré mis libros de referencia. —Vengo de mis clases de verano. Las estoy tomando en la escuela de preparación cerca.

—Ahh. Ya veo, mi amigo.

—Waah, tanta confianza y tranquilidad en su extraña elección de palabras.

—Básicamente, no solo me estabas esperando, ¿sino que también estabas escuchando en nuestra conversación?

—Eso es…

Ella me tendió una trampa. Entré en su pregunta guiada, dejándome incapaz de decir nada. Al ver esto, Yomiuri-senpai estalló riendo.

—Sólo estaba bromeando. Sólo te estoy haciendo pagar un poco ya que me viste en una situación tan vergonzosa. Vamos, apúrate.

—Ah, sí.

Me bajé apresuradamente de mi bicicleta y empecé a caminar al lado de Yomiuri-senpai, empujándola mientras iba. Brevemente miré hacia ella. Con su hermoso cabello negro, su ropa elegante y correcta, ella daba el aire de una noble mientras estaba bañada por la luz blanca del sol. Aunque ya se estaba acerando a la noche, estaba tan luminoso y soleado como el mediodía. Era la noche del mes pasado cuando fuimos al cine, pero esta ropa la hizo parecer aún más pulcra y ordenada de lo habitual.

—No pensé que estarías ahí para ver como mi lógica era destruida y frustrada de esa manera. Mi orgullo como senpai fue gravemente herido.

—No, eso no es… Nunca tuve ningún respeto por ti para comenzar—me forcé a parar antes de que yo dijera estas palabras. Sin embargo, el matiz en lo que había dicho antes parecía haber sido transmitido, ya que Yomiuri-senpai me dio una mirada afilada. Al sentirme apuñalada por un millón de agujas, rápidamente cambié el tema.

—Por cierto, ¿quién era esa persona ahora mismo?

—¿Estás hablando de Kudou-sensei?

—Sí, ella.

—Ese es Junior-kun para todos. Había tres jóvenes estudiantes universitarias a tu disposición, pero en su lugar te fijaste en la mujer madura.

—¿No estas siendo grosera por hablar de su edad?

—Se permite ese tipo de cosas si es entre mujeres, Junior-kun.

Me pregunto si ella aprendió sobre eso de esa tal Kudou-sensei también. Por supuesto que ni siquiera me atrevería a preguntar. No quiero más problemas de los que ya me he metido hoy.

—Kudou-sensei es una profesora adjunta en mi universidad. Me imagino que ya deberías haber adivinado hasta ahí por su edad, ¿verdad?

—Sí, vagamente. Pero, ¿no estás en vacaciones de verano ahora mismo? ¿Comes panqueques con tus profesores de esa forma?

—A veces nos invita, como ahora. Bueno, no mucha gente se une a ella.

—Así que eres diferente. ¿Es eso lo que usted está diciendo, Sr. Autoconsciencia?

—50 puntos por esa observación.

—¿Está disgustada ahora? Normalmente siempre me molestarías de ese modo.

—Al menos llámame Sra. Autoconsciencia. Después de todo, soy una mujer.

—¿Eso es lo que te disgusta?

Aparentemente no tenía ninguna queja sobre ser llamada autoconsciente.

—En mi universidad, en realidad estoy en el grupo de personas diligentes. Dudo que incluso puedas imaginar cómo debo ser, ya que actúo de forma tan diferente a tu alrededor.

—Sé que eres inteligente, así que no destruye tu imagen… Simplemente me impresionó que siempre hay un lugar más alto, eh.

—Kudou-sensei parece que vive en un mundo diferente, sí.

—En realidad no puedo decir mucho con sólo esa escena que vi.

—Siempre es así. Como si no tiene fondo, y a menudo es incluso difícil adivinar lo que está pensando~. —Bueno, eso es casi lo que tú me pareces, Yomiuri-senpai.

Ella es una chica mayor que yo, que parece tener siempre algún tipo de truco bajo la manga, sin permitirme entender nada sobre ella. Con lo bien informada y con la ingeniosa que es, siempre se siente como si me tuviera bailando en la palma de su mano. Tal vez la brecha de edad entre nosotros es algo de lo que subconscientemente fui consciente, lo que me hace reaccionar así. Tal vez esto es algo totalmente común. Si yo estuviera en el mismo escenario que Yomiuri-senpai, ¿podría entenderla completamente? Mientras pensaba eso, Yomiuri- senpai hizo una expresión sincera.

—Ehh, no quiero eso.

—¿No quieres qué exactamente?

—Está pensando en cómo un día me tirarás al suelo, ¿verdad?

—¿Huh?

Incapaz de progresar lo que me habían dicho, dejé salir una voz tonta.

—Es frustrante si te falta conocimiento e ingenio, ¿de acuerdo? Un día te lo diré.

—¿La educación siempre fue una batalla como esta?

—Es así como lo disfruto. ¿No esperabas eso?

—No, tiene sentido.

A juzgar solo por su apariencia, es una lectora de libros elegante y correcta, y una niña literaria que intenta obtener conocimiento leyendo libros. Sin embargo, ella también tiene el corazón rebelde de una joven. Así es como funciona Yomiuri Shiori.

—Pero mantener un debate tan largo y serio debe ser agotador, ¿verdad?

—Por supuesto que lo es. Siempre tienes que estar al borde para que tu lógica no se desmorone, y tampoco puedes relajarte. Por no mencionar que Kudou-sensei es el tipo de persona que inmediatamente hace pedazos cualquier tipo de brecha o contradicción con tu lógica. Es tan estresante y agotador que realmente no quiero pasar por ese tipo de cosas antes de mi trabajo a medio tiempo.

—A pesar de eso, fuiste muy proactiva.

—Si voy a hacer algo, lo hago con todas mis fuerzas. Aunque es molesto. Bueno, sí estoy agotada, puedo recargar mi energía de una manera diferente.

—¿De qué manera?

—Molestándote. Obtengo mucha energía y PV6 de vuelta.Ahh, hablar contigo es tan relajante, Junior-kun.

6 Puntos de vida. —¿No te estás simplemente aprovechando de la inocencia de otras personas?

—«Gracias por ser la parte trasera de mi silla, muchacho~» sonaba como una señora mayor, poniendo una mano en la cesta de mi bicicleta y pretendiendo tambalearse.

—Um. Estaba a punto de pedirle que dejara de usarme como una especie de bastón para caminar, pero me detuve.

Ya veo. Esta es la mayor diferencia entre Ayase-san y Yomiuri-senpai. Después de que pasamos a través del pequeño callejón y llegamos a la calle principal, la librería estaba justo en frente de nosotros, con los dos caminando aquí juntos. Yomiuri-senpai no puede rechazar la invitación de Kudou-sensei a salir a comer sin importar lo molesta que sea, y de igual manera participa en la discusión. Por supuesto, ella probablemente ve méritos en eso, lo suficientemente grandes para que ella salga adelante, pero normalmente quisieras evitar el agotamiento físico y mental tanto como sea posible. Aun así, ella consigue mantener ambos lados en equilibrio, lo que es bastante asombroso.

En mi caso, me hace querer perdonarla por cualquier cosa que haga por su propia conveniencia. Incluso si ella se inventa una lógica sin sentido a veces, la conversación es bastante agradable como para que la ignore. Cuando tienes a alguien con quien puedes relajarte alrededor y utilizar a tu conveniencia en el buen sentido de la palabra, puedes balancear su lado diligente con su lado no tan diligente. ¿Tal vez todo se resolvería si Ayase- san tuviera a alguien así?

—Ah…

Justo cuando estaba pensando en eso, Yomiuri-senpai y yo entramos en la librería, y me encontré con Ayase-san, que parecía haber llegado justo ahora. Se sintió como otra coincidencia que sucedió hoy, pero nuevamente, estábamos en el mismo turno, así que no era nada fuera de lo normal.

—¡Yaho, Saki-chan!

—Mm. Ah, sí, hola. ¿Estaban juntos?

Parecía que este encuentro era bastante inesperado para Ayase-san, y ella mostró una reacción fresca similar a cómo actuaría en casa, pero rápidamente hizo una sonrisa amistosa. El único que no notó que nada estaba raro era Yomiuri-senpai.

—Nos encontramos cerca de la escuela de preparación a la que asiste, ¿verdad, Junior-kun?

—Um… sí, es correcto. Mi respuesta salió un poco tarde.

Ya sea por coincidencia o no, empecé a sentirme incómodo con Ayase-san en frente. Tal vez sea porque he estado pensando en ella constantemente. Me sentí patético, aunque no había hecho nada malo.

—¿Se encontraron? Ya veo. Ayase-san lentamente repitió lo que Yomiuri-senpai había dicho como si estuviera masticando las palabras, luego sonrió. —Bueno, incluso si fueran lo suficientemente cercanos como para reunirme fuera del trabajo, yo, como su familiar, me aliviaría de saber que Asamura-kun está con alguien tan maravillosa como Yomiuri-san.

—¿Ehhh? Eres una gran bromista, Saki-chan.

—Simplemente soy talentosa con una buena guía de ti Senpai, fufu. Los hombros de Ayase- san se movían suavemente hacia arriba y hacia abajo mientras se reía.

Con ese pensamiento que me plagaba, y también con la conversación sobre la piscina en mente, tenía una montaña de cosas de las que quería hablar con Ayase-san, así que decidí ponerlas en marcha durante el trabajo. Sin embargo, como antes, el momento de hoy era increíblemente horrible.

Justo cuando tuve un poco de tiempo en mis manos, Ayase-san estaba ocupado en la caja registradora, y cuando estaba doblando algunas cubiertas de libros para más tarde, Ayase- san se fue para aparentemente comprobar el estado de las estanterías. Incluso cuando llegó el momento del descanso y le pregunté «¿te llegó una respuesta de Narasaka-san?» Ayase- san simplemente sacudió la cabeza y dejó la habitación para comprar algunas bebidas afuera. Parecía que ella me estaba evitando.

El tiempo pasó hasta que ya era lo suficientemente tarde para que nos marcháramos. Terminé mis preparativos para marcharme y esperé a Ayase-san como siempre lo hacía. Sin embargo, sólo Yomiuri-senpai salió de los vestuarios.

—Ah, Junior-kun. Saki-chan me pidió que te dijera algo. Al parecer, quiere parar en algún lugar, así que puedes ir a casa sin ella.

—¿Eh? Parpadeé, estaba confundido.

Pero, no me dijo nada de eso, ¿no? Entré un poco en pánico y revisé mi teléfono, pero no había recibido ningún tipo de mensaje o correo electrónico de Ayase-san. Justo mientras estaba en aturdido y desconcertado, mi teléfono vibró. Entré pánico y miré la pantalla, y vi una sola línea ahí.

«Iré a comprar algo, así que puedes ir a casa sin mí».

Esa fue la única frase que recibí por LINE. «Está bien», le respondí. Por supuesto, no es que no haya tiendas abiertas después de las 10 p.m. ¿Tal vez va a comprar algo que sería demasiado incómodo si estoy con ella? Dicho esto, todo esto es tan repentino que no puedo evitar estar curioso al respecto. Una vez más, se sentía como si me estuviera evitando. No, no, no, no hay manera, ¿verdad?

Mientras pensaba en todo esto, pedaleé en mi bicicleta y rápidamente llegué a nuestro piso. Una vez más recordé lo rápido que podía llegar a casa si viajaba en mi bicicleta normalmente. Sin embargo, cuando me pregunté si realmente tenía tantas ganas de llegar a casa, entonces la respuesta era un obvio no. Parece que me he acostumbrado a volver a casa con Ayase-san en las últimas semanas.

Aparqué mi bicicleta en el aparcamiento habitual para el piso y me fui a nuestro apartamento. Ya que era lunes, mi viejo ya estaba en casa, y probablemente dormido ya que tenía que levantarse temprano mañana. En cuanto a Akiko-san, debe estar trabajando ahora mismo. Silenciosamente murmuré «estoy en casa» para que mi viejo no despertara y me dirigí a la sala de estar. Normalmente, este sería el momento en que Ayase-san comenzaría a hacer la cena para nosotros, pero… No siempre puedo confiar en ella, ¿eh?

Abrí la nevera y vi algunas ensaladas. Al lado, encontré una pequeña olla cubierta con envoltura de plástico.

—Sopa de miso, ¿eh?

Me imaginé que Ayase-san llegaría pronto a casa también y preparé dos tazones para la sopa de miso y otros dos para el arroz, uno para cada uno. Saqué la ensalada, y me pregunté qué debería hacer para el plato principal. Cuando comprobé a través del congelador y la nevera de nuevo, encontré algunos paquetes pequeños de plástico en el congelador.

—¿Qué son?

Cuando los saqué, resultaron ser arroz cocido con ingredientes añadidos, pero congelados. Había arroz de color marrón de la bolsa de la sopa, así como champiñones shiitake en rodajas, zanahorias y otros ingredientes mezclados allí.

—Estoy en casa.

Me giré y vi a Ayase-san entrar por la puerta principal.

—¿Qué? Ah, la cena… Lo siento, la haré enseguida. Dijo ella.

—Ah, no, no te preocupes por ello. Estaba pensando que hoy podría hacerla yo. ¿Qué debo hacer con esto, por cierto? Le mostré el recipiente de plástico con el arroz cocido.

Ya que había vivido la mayor parte de mi vida sin el concepto de cocinar arroz, nunca llegué a la idea de poner arroz cocido en el congelador.

—Ah, bueno. Lo hice por adelantado, así que sólo tienes que calentarlo en el microondas.

—… ¿Cuántos minutos?

—Dice en el microondas.

Cuando ella dijo eso, en realidad no tenía ni idea de lo que quería decir, así que revisé el microondas. En él, había diferentes tiempos recomendados para cocinar diferentes tipos de cosas que quieras.

—¿Ah, esto?

Había una ilustración con arroz dentro de un tazón que decía «Calentar» en él. Hemos estado usando este microondas durante cinco años, y nunca me había dado cuenta de ese icono. Puse el recipiente congelado en el microondas y pulsé el botón de inicio.

—Ah, espera. Quita la tapa.

Estaba confundido. —¿Por qué se hace eso? —Si dejas la tapa puesta, el hielo en el interior se derretirá y el arroz se volverá pegajoso. No me gusta eso.

—¿Ya… veo?

En realidad, no tenía ni idea de lo que estaba hablando, pero si eso lo hacía mejor, decidí que también podría escucharla. Mientras estaba calentando el arroz cocido, Ayase-san se ocupó de preparar la sopa miso que sacó de la nevera. Junto con el arroz especial, también teníamos sopa de miso de tofu y ensalada. Ayase-san también sacó algunos tomates de la nevera, los cortó en trozos pequeños y los puso encima de la ensalada. Se sentía bastante lujoso ver el color verde de la lechuga, el repollo, y el rábano cortado y el color blanco de la ensalada mezclado con el color rojo de los tomates.

—Se ve muy bien.

—Cuando se cocina una comida de temática japonesa para una familia, siempre se ve un poco pardusca, así que, si se añaden tomates o paprikas, le da un poco más de color.

Las paprikas son básicamente pimientos coloridos que vienen en una variedad de rojo, naranja, e incluso amarillo o verde. Los había buscado en línea una vez. Además, no son tan amargos como los pimientos, así que, con un poco de lavado, incluso se pueden comer crudos. Desde que Ayase-san se hizo responsable de la cocina en nuestra familia, cada vez más platos e ideas extrañas para cocinar comenzaron a aparecer. O tal vez el conocimiento de mi viejo y de mi cocina sea simplemente super anticuado. Pero, dejando a un lado el brócoli o la coliflor, no creo que normalmente te encontrarías con cosas como Romanesco u otras verduras exóticas.

—¿Hay mucha creatividad aquí, eh? Empecé a sentirme arrepentido por comer siempre todo y nunca pensar en ello.

—No es la gran cosa si me preguntas.

—No, siempre estoy agradecido. Realmente. Ya me he dado por vencido en la búsqueda de ese trabajo a medio tiempo con una gran paga, así que me siento culpable de estar siempre en el extremo receptor.

—Ya estoy agradecida de que hayas buscado algo de BGM orientado al estudio. Así que estamos a mano. Ayase-san me dio una sonrisa tranquila.

Sólo en tiempos como estos se sentía como que todo el ambiente incómodo de los últimos días se había desvanecido. Después de eso, Ayase-san puso algunas hojas de té en la pequeña tetera. Cuando la vi hacer esto, saqué dos tazas de té del estante de la vajilla, y las puse delante de Ayase-san. Después de que ella terminó de preparar el té, ella lo vertió en ambas tazas para que tuviéramos algo de beber con nuestra cena.

El arroz caliente estaba perfecto con el caldo de sopa, y era delicioso. Por no mencionar que, como dijo Ayase-san, el arroz no se juntó demasiado, lo que lo hizo aún mejor.

—Si no es suficiente, puede calentar otro paquete del congelador. —No, ya es bastante tarde. Esto es suficiente.

Cuando miré el reloj en la pared, vi que ya casi eran las 11p.m. Ahora que he comido, debería tomar un baño y luego ir a la cama. Sin mencionar que Ayase-san siempre se bañaba después de mí, así que cuanto más tiempo me tomara, más tiempo tendría que permanecer despierta. Sin embargo, fue una cena cómoda. Ahora estoy dudando. Casi me sentí que debía terminar el día sin aclarar todo lo que habíamos pasado esta tarde. Con un suspiro, me forcé a hablar de nuevo.

—Así que… Acerca de todo lo de la piscina con Narasaka-san.

—¿Todavía vamos a hablar de eso?

—Quiero decir, todavía no me has dado su información de contacto. Si ella está esperando mi respuesta, entonces pensé que sería grosero hacer que esperara.

—…De acuerdo, te la daré. Ayase-san sonaba un poco molesta. Tomó su smartphone de la mesa del comedor y comenzó a buscar el contacto de Narasaka-san.

—Espera. Puse mis palmas arriba, haciéndole un gesto a ella para que parara.

Ayase-san me hizo una expresión algo desconcertada.

—En realidad no me importa nada el contacto de Narasaka-san.

—¿…Qué?

—Para ser exacto, no estoy tan interesado en ir a la piscina con Narasaka-san.

La expresión algo sospechosa de Ayase-san se convirtió en una de confusión. Estaba haciendo el tipo de rostro que básicamente decía: «¿De qué está hablando?» O tal vez estoy diciendo algo que ella no esperaba. Y ella no está equivocada, porque voy a decir algo que iría en contra de cualquier cosa que ella hubiera anticipado que yo fuera a decir.

No me importa el hecho de que Ayase-san no quiera ir a la piscina. Y si quisiera respetar su libertad de elección, debería esperar a que ella cambie de opinión. Las personas que ignoran deliberadamente las opiniones de las otras personas son sólo egoístas engañados por sus propias historias. La realidad no es algún tipo de historia, por lo que este tipo de acción es algo tóxico, algo que sólo podría herir a otros. Lo sé, pero eso no significa que no se me permita preocuparme por ella.

—Quiero ir a la piscina contigo, Ayase-san.

—No lo entiendo. Ayase-san parecía haber visto a un alienígena (mejor dicho, nunca he visto a un alienígena, así que no tengo manera de saber cómo se ven) pero ella me dio ese tipo de mirada.

Sin embargo, ignoré eso y continué. —La razón por la que dije que quería ir es porque pensé que tal vez a ti te interesaba. La razón por la que quería el contacto de Narasaka-san era porque esperaba que tal vez te sintieras celosa de que yo fuera la única persona que se fuera a divertir.

—¿Yo?

—Tú.

—¿Por qué me sentiría celosa? Ayase-san parecía que había perdido todo el contexto de la conversación actual.

Si sólo esto se hubiera solapado con los sentimientos que ella simplemente no había comprendido todavía, podría haber sido capaz de tener un poco más de alivio.

—Quieres ir a la piscina, ¿verdad?

La boca de Ayase-san se cerró, y parecía que ella intencionalmente apretó sus labios para que ninguna palabra pudiera salir.

—Lo escuché de Akiko-san. Eres mala con el calor, así que siempre pedías helado, o que le rogabas que te llevara a la piscina con ella cuando eres niña, ¿verdad? E incluso ahora, no puedes soportar el calor demasiado bien, ¿verdad?

—Eso es…

—Es cierto, ¿verdad? Quiero decir, cuando el A/C se estropeó, inmediatamente te quedaste en tu habitación. Sabiendo que eres así, al menos te interesaría un poco visitar la piscina con tus amigos, ¿verdad?

—¿Por qué estás tan obstinado en conseguir que vaya a la piscina?

—¿Recuerdas lo que mi viejo dijo? Una vez que seamos estudiantes de tercer año, tendremos que centrarnos en los exámenes de ingreso a la universidad, así que deberíamos divertirnos ahora mientras podemos.

—Sí, lo dijo…

—Entiendo que quieres ser independiente lo más pronto posible. Pero si usted te sigues estresando y presionando así cada día, colapsarás incluso antes de que alcances tu meta. Me preocupa eso, ¿de acuerdo?

—¿Estás preocupado…?

—Si, lo estoy. Quiero que des un paso atrás, Ayase-san. Creo que sería mejor para ti extender las alas y descansar un poco.

Había dicho todo lo que quería, así que todo lo que podía hacer era esperar la respuesta de Ayase-san. —No puedes… saber eso con seguridad. La mirada de Ayase-san cayó a la mesa, sus cejas se estrecharon hacia abajo. —No tengo tiempo para ir a la piscina. Realmente no tengo tiempo.

—Ayase-san…

Con sus labios apretados, ella alcanzó una nota adhesiva en la mesa, garabateó algo que ella estaba leyendo de su teléfono, y lo puso delante de mí con tal fuerza que sentía como ella si estuviera golpeando la mesa.

—Voy a estudiar ahora. Dijo ella. Puso sus platos en el fregadero y se fue a su habitación.

—Nada bueno, ¿eh…? Dejé salir un suspiro y bajé mi mirada a la nota pegajosa.

Era un número de teléfono, con un «Maaya» escrito a mano debajo, aunque no muy bien, por lo que debe ser el número de teléfono de Narasaka-san.

—¿Por qué iría allí solo…? Mis hombros cayeron en derrota y volví a mi habitación después de limpiar los platos.


Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *